domingo 1/11/20

Ribadumia y Viveiro se jugarán el pasaporte a la Copa del Rey

Los dos clubes tienen que ponerse de acuerdo en formato (ida y vuelta o partido único) y fecha 
tope antes del inicio de liga. El Arosa solo fichará un portero y se queda con un plantel de 18 séniors
diario de arousa-9999-99-99-999-b145a3f2.jpg
Manolo Abalo vota durante las elecciones a la presidencia de la Federación Española ayer en Madrid | rfef

Mientras la Federación Gallega de Fútbol trabaja en la búsqueda de alternativas al uso de la mascarilla en entrenamientos y partidos de competencia autonómica que exige la orden de la Consellería de Sanidade para la práctica deportiva con contacto, que pasaría por la realización de test serológicos, los dos equipos arousanos de Tercera, Ribadumia y Arosa, avanzan con diferentes dificultades en su preparación para el campeonato de liga que arranca en menos de un mes.

El Ribadumia esperaba ayer conocer los resultados de los test serólogicos a los que se sometieron jugadores y técnicos el pasado jueves. El equipo que dirige Luis Carro todavía no ha podido realizar ninguna sesión con todo el grupo y con contacto de acuerdo al protocolo. Su preparación avanza a un ritmo lento y desigual al de otros rivales, algo que preocupa al técnico, que ve como sin apenas carga en el trabajo  por grupos reducidos los futbolistas empiezan a arrastrar molestias físicas tras seis meses de inactividad. 

La pretemporada en A Senra viene marcada por la final por el título de Preferente que han de jugar contra el Viveiro, con el pase a la Copa del Rey en juego. La Federación instó a los primeros de cada grupo de Preferente de la temporada pasada a ponerse de acuerdo en cuanto al formato (partido único o ida y vuelta) y fecha, siempre que esta sea antes del inicio de liga. Acceder a la Copa del Rey es fundamental para las arcas del club ribadumiense, pero existe cierta preocupación en el cuerpo técnico por la incertidumbre y las condiciones en las que afrontarán esta final que otorga el billete. Carro espera poder empezar a entrenar con todo el grupo esta semana, aunque reconoce que limitando mucho las cargas por temor a las lesiones. Cerqueiras, por motivos laborales, será baja como mínimo hasta diciembre, mientras que Charles, el último en incorporarse, todavía tendrá que someterse al test para incorporarse a la dinámica del grupo.

El técnico del Ribadumia reconoce que el objetivo esta temporada de regreso a Tercera será carísimo, al descender 8 equipos de los 24 que conforman los dos grupos. “Va a ser muy complicado y el hecho de arrastrar puntos de la primera vuelta lo va a dificultar aún más, puede ocurrir que entremos en la segunda fase con menos puntos que rivales de otro grupo beneficiados porque su liga no es tan fuerte. La permanencia va a ser nuestro objetivo pero sabemos que va a ser muy difícil, ocho descensos son una barbaridad, más si cabe al arrastrar puntos de una primera fase en la que nuestro grupo sur es terrible”, explica Carro.

Arosa, solo 18 séniors
Tampoco a Rafa Sáez, técnico del Arosa,le gusta el formato de competición ideado por la Real Federación Española de Fútbol para Tercera División. El objetivo del Arosa es pelear por el ascenso y gran parte de esta carrera se la jugaría con sus rivales del subgrupo sur, ya que serán un total de 22 partidos (66 puntos), mientras que de acceder a la segunda fase por el ascenso a la que avanzan los tres primeros de cada subgrupo, solo jugaría 6 partidos (18 puntos). Un sistema que provoca que la primera parte de la temporada sea más importante que la segunda y que una posible desigualdad de nivel de competitividad entre los subgrupos pueda ser la clave a la hora de definir dos de las tres plazas de ascenso.

La coyuntura económica en plena crisis debido a la Covid-19 obliga a Sáez a quedarse con una plantilla corta. Solo habrá un fichaje más, el de un portero, por lo que serán 18 los jugadores séniors con  los que contará el técnico, a los que se suman varios juveniles. Tres de ellos, Rodri, Álex y Nico, participaron el sábado en el amistoso ante el Celta B en Barreiro. Un partido (5-1) que demostró la diferencia de ritmo y preparación que existe en estos momentos entre el filial celeste que lleva un mes entrenando y el Arosa, que inició ayer su segunda semana de pretemporada. Mañana en A Lomba y también a puerta cerrada ambos equipos volverán a verse las caras y Sáez espera que su equipo esté ya más adaptado a la exigencia. 

Encontrar rivales para jugar en pretemporada es el gran quebradero de cabeza del técnico, que espera cerrar un amistoso con el Arzúa el sábado en Vilagarcía siempre que los coruñeses estén disponibles. Son varios los clubes de Tercera que están teniendo dificultades para adaptarse a las medidas de protocolo exigidas para poder disputar encuentros de preparación. El Arosa realizó los test antes de jugar ante el Celta B y no tendrá que repetirlos hasta dentro de dos semanas.

Comentarios