lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

El Vilagarcía TM lucha por ayudar a deportistas refugiadas ucranianas

Olena Pentuik, Anna Miklukha, Anna Rzhevska y Anastasiia Dymytrenko, ayer en el gimnasio del colegio Arealonga junto a Sergei Nigeruk | gonzalo salgado

“Ahora mismo nos urge alojamiento y manutención”. El SOS lo envía Sergei Nigeruk, leyenda ucraniana del tenis de mesa afincado en Galicia desde hace dos décadas. El actual jugador y entrenador del Fe Seguros Vilagarcía TM tiene a su cargo a cuatro jugadoras ucranianas refugiadas de la guerra a las que se les acaba el tiempo para encontrar una solución. Sus nombres son Olena Pentuik, Anna Miklukha, Anna Rzhevska y Anastasiia Dymytrenko. Tienen entre 16 y 19 años y pertenecen al Líder de Kiev, el club más importante del país, desde el cual emergió Nikeruk antes de jugar como profesional en Ucrania, Polonia, Alemania y España.

“Se pusieron en contacto conmigo desde la Federación ucraniana, también me llamó el entrenador del club para plantear la posibilidad de que estas jugadoras pudieran venir como refugiadas y entrenar conmigo para poder seguir con su deporte”, explica Nigeruk. Una vez que el Concello de Vilagarcía, a través de Asuntos Sociales, les dio luz verde, explica Sergei, el presidente del club Antonio Castro se puso en marcha. “Lo primero fue arreglar el transporte para venir desde Polonia”. Se desplazaron las cuatro jugadoras, una de ellas junto a su madre y otra con su hermana mayor. Atrás dejaron al resto de sus familias, con la idea de seguir sus estudios online y jugar al tenis de mesa como profesionales junto a un maestro reconocido.

Pero una vez en Vilagarcía comenzaron los problemas. “Seguimos esperando por el Concello pero no tenemos nada, tuvimos varias reuniones pero no hay resultado. Necesitamos alojamiento y comida para ellas, del resto nos encargamos nosotros”, lamenta Nigeruk bastante desesperado. Gracias a la colaboración desinterasada del Hotel Vilagarcía, las refugiadas tienen un techo, pero es temporal porque llega Semana Santa y el establecimiento necesita tener habitaciones disponibles. La idea del club es ayudarlas durante el año de residencia temporal en España.

En el caso de Anastasiia Dymytrenko, se trata de la mejor jugadora sub 20 de Ucrania y milita en la liga profesional polaca, pero solo se desplaza para jugar los partidos. Las otras tres son top diez en sus categorías en su país y consiguieron títulos nacionales. En Valladolid espera el mejor jugador sub 13 ucraniano junto a su hermano mayor para unirse al grupo de entrenamiento. En total son 8 personas a las que tienen que buscar dos pisos durante los próximos 12 meses. “Tenemos que actuar ya, y por lo que estamos viendo vamos a tener que solucionarlo en el club”. Incluso los propios padres de los jugadores del Vilagarcía TM ya valoran opciones por la vía privada, aunque no es fácil. “Tenemos un problema”, insiste preocupado Nigeruk, porque les está costando encontrar pisos para alquilar.

La otra cara de esta historia son las propias jugadoras prácticando su deporte en el gimnasio del Colegio Arealonga con los niños y niñas del club arousano. La instalación se ha quedado pequeña, las cuatro mesas no llegan y Antonio Castro ya trabaja para encontrar una instalación en la que habilitar más meses. Convivencia y deporte de alto nivel se dan la mano. “A nivel deportivo les viene fenomenal a ellas y a los jugadores del club. Todos mejoran entrenando juntos”, explica Sergei. Las refugiadas mantienen contacto telemático con sus familiares, que optaron por quedarse en el país en guerra. “Aquí están tranquilas y pueden entrenar y estudiar”, insiste Sergei Nigeruk con preocupación. 

El Vilagarcía TM lucha por ayudar a deportistas refugiadas ucranianas

Te puede interesar