jueves 12.12.2019

Los españoles destinan casi el 40% de su salario al pago de impuestos

El 39,5% del salario de los trabajadores españoles se destinó al pago de impuestos y cotizaciones a la seguridad social en 2016, frente al 36 por ciento de la media de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), según el informe “Taxing Wages 2017”, publicado por esta organización.

La carga fiscal sobre los salarios en España aumentó 0,09 puntos | archivo ec
La carga fiscal sobre los salarios en España aumentó 0,09 puntos | archivo ec

El 39,5% del salario de los trabajadores españoles se destinó al pago de impuestos y cotizaciones a la seguridad social en 2016, frente al 36 por ciento de la media de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), según el informe “Taxing Wages 2017”, publicado por esta organización.

Mientras que en la OCDE la carga fiscal sobre los salarios se redujo 0,07 puntos porcentuales respecto a 2015, en España aumentó 0,09 puntos por el aumento del impuesto sobre la renta.

En concreto, el IRPF pesó un 11,6% sobre el salario, frente al 13,4% de la media de la OCDE. Por su parte, las cotizaciones sociales pagadas por las empresas supusieron el 23% (14,4% en el conjunto de la OCDE) y las abonadas por los trabajadores, un 4,9%.

Bélgica, a la cabeza

Así, España se coloca en el décimo quinto puesto de los países con mayor cuña fiscal de la OCDE, en un ranking encabezado por Bélgica, donde a los trabajadores se les retiene el 54% de su salario. Los belgas son los únicos que deben transferir a la Administración y la Seguridad Social una suma mayor de su salario de la que ellos reciben en neto.

Por detrás de Bélgica, los países con mayor diferencia entre salario bruto y neto son Alemania, donde se retiene el 49,4%, Hungría (48,2%), Francia (48,1%), Italia (47,8%) y Austria (47,1%).

También por delante de España se encuentran Finlandia (43,8%), República Checa (43%), Suecia (42,8%), Eslovenia (42,7%), Letonia (42,6%), Eslovaquia (41,5%), Portugal (41,5%) y Grecia (40,2%). Entre el 30% y el 40%, se sitúan Estonia (38,9%), Luxemburgo (38,4%), Turquía (38,1%), Países Bajos (37,5%), Dinamarca (36,5%), Noruega (36,2%), Polonia (35,8%), Islandia (34%), Japón (32,4%), Estados Unidos (31,7%), Canadá (31,4%) y Reino Unido (30,8%).

Por último, los países de la OCDE con cuñas fiscales más bajas son Chile (7%), Nueva Zelanda (17,9%), México (20,1%), Suiza (21,8%), Israel (22,1%), Corea del Sur (22,2%), Irlanda (27,1%) y Australia (28,6 por ciento).  

Por otro lado, España deja de ingresar anualmente cerca de 19.000 millones de euros por los tipos reducidos y las exenciones del IVA, de acuerdo con las previsión que ha realizado el Gobierno para 2017, lo que representa el 28 por ciento de la recaudación total de este impuesto.

En concreto, se perderán 18.944,43 millones de euros por la aplicación del tipo reducido del 10%, el superreducido del 4% –frente al general del 21%– y por los productos y servicios exentos del tributo, cifra que supone el 28% de los ingresos totales del IVA para 2017, que se situarán en 67.463 millones de euros, un 7,3% más que lo recaudado en 2016, de acuerdo con los Presupuestos Generales del Estado para este año.

Desglosando esta cifra, el tipo reducido del 10% del IVA, que se aplica en algunos alimentos, entregas de viviendas distintas de las de protección oficial, servicios de transporte y restauración, entre otros, supondrá una pérdida de ingresos de 8.140 millones de euros, un 2,8% más que en 2016, debido a la mejora del consumo y de las ventas de viviendas que prevé el Gobierno.  l

Comentarios