lunes 06.07.2020

Batet señala al Govern que “es bueno mantener al rey al margen de la pugna política”

La ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, aseguró ayer que recurrir ante el Constitucional la reprobación al rey, aprobada por el Parlament, tal y como decidió el Gobierno, no cierra la vía de diálogo, si bien dijo a los independentistas que “es bueno” dejar a la jefatura del Estado “al margen de la pugna política”.

Meritxell Batet llega a un almuerzo-coloquio | jj guillén (efe)
Meritxell Batet llega a un almuerzo-coloquio | jj guillén (efe)


En un almuerzo informativo, organizado por el Club Siglo XXI, la ministra explicó que el viernes el Gobierno pedirá un informe al Consejo de Estado, que es preceptivo pero no vinculante y que “dará la viabilidad jurídica” necesaria para recurrir ante el Constitucional la resolución del Parlament.

Batet reiteró que el diálogo está abierto, apostó por “normalizar” y “escuchar por debajo del ruido” y dijo que el objetivo del Gobierno de España es “contribuir a la normalidad”.

Carmen Calvo anunció ayer en los pasillos del Congreso la decisión del Gobierno de recurrir al Constitucional. El Parlament aprobó el 11 de septiembre una resolución que abogaba por la abolición de la monarquía, calificada de “inadmisible” por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ese mismo día anunció que tomaría medidas legales.

“Este viernes propondremos un recurso al Constitucional porque no se puede en un parlamento autonómico intentar trazar la forma de Estado de este país”, señaló la vicepresidenta.
Calvo explicó que, aunque la resolución que aprobó el Parlament, “no tiene ningún sentido jurídico, sí que tiene que tener una respuesta política”.

En esa línea, apuntó que el Gobierno va con este asunto igual que fue hace dos meses “cuando se intentó sin ningún efecto recomponer las leyes que rompían la Constitución y el propio Estatuto de Autonomía y la unidad territorial de España”.

El Gobierno sostiene que sus actuaciones respecto a Cataluña deben combinar la “naturalización” en sus relaciones con las respuestas “firmes” y “responsables” ante las actuaciones “inaceptables” de las instituciones catalanas, como el reciente ultimátum del president, Quim Torra, y la reprobación al rey.

Por eso, Calvo admitió que hay “momentos más y menos agradables”, pero insistió en que lo que no va a hacer el Gobierno es la “política de la silla vacía”.

En el mismo sentido El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, aseguró que no queda más remedio” que acudir al Tribunal Constitucional. “Si alguien se sale del marco constitucional, naturalmente no queda más remedio que utilizar los procedimientos legales” y acudir al Tribunal Constitucional, dijo

Dentro de la Carta Magna
Para Borrell, la postura del presidente del Gobierno de “diálogo dentro del marco constitucional es muy obvio” ya que ningún gobierno “puede hacer un diálogo fuera de la Constitución” y el ordenamiento constitucional que, “de momento, define a España como una monarquía constitucional”.

“Si alguien sale de ese marco naturalmente no queda más remedio Mientras, la consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Elsa Artadi, reprochó ayer al Gobierno que plantee el recurso ante el Tribunal Constitucional sobre la reprobación del rey aprobada en el Parlament, y recalcó que la cámara catalana “expresa la voluntad popular, el rey, no”.

La consellera criticó que el Gobierno lleve al TC una resolución del Parlament, aprobada la semana pasada, que es solo un “pronunciamiento político” sobre la monarquía y, en concreto, sobre el discurso del rey el 3 de octubre del año pasado.

“Eso ya lo hemos visto antes, no es muy diferente de lo que teníamos antes”, añadió con relación a la actividad de recursos al Constitucional que mantuvo el Gobierno de Mariano Rajoy.
Por su parte, la presidenta de los comunes en el Parlament, Jessica Albiach, reprochó al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, su “gesticulación” con la presentación de un recurso.
Para la presidenta de Catalunya en Comú Podem, es un “error judicializar la política” como, ha dicho, se puso de manifiesto hasta ahora con el procés.

Mientras, la CUP considera que si el Tribunal Constitucional suspende o anula la resolución lo más adecuado sería hacer “un nuevo debate con otra reprobación de fondo”.
El diputado de la CUP Vidal Aragonés consideró que no se puede normalizar “la actuación persecutoria del TC español, porque ¿cómo es posible que un Parlamento no se pueda pronunciar sobre la monarquía?”, preguntó.

Comentarios