domingo 27/9/20

Carmena marca distancias con Iglesias y se desvincula de la crisis

Maestre pide “cabeza fría” y opina que, “a pesar del desencuentro” la situación “se encauzará”.

Carmena marca distancias con Iglesias y se desvincula de la crisis

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, marcó ayer distancias con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y se desvinculó de la crisis abierta en la organización en Madrid tras la suspensión de seis de sus ediles por retirarse de las primarias convocadas por el secretario general, el exJemad Julio Rodríguez.

Tras volver de un viaje por Alemania y Rumanía, Carmena explicó que no habló con Iglesias y que tampoco piensa hacerlo: “No tengo una vinculación específica con él, ni necesidad de tener una conversación, creo que esto es un problema que surge en el 
partido de Podemos, yo no tengo nada que ver”. 

Carmena argumentó ante los periodistas que la esperaban a la salida de un acto de la Policía Municipal en Madrid que no cree que Iglesias le haya echado un pulso: “no son maneras de analizar algo que no tiene nada que ver con eso”, dijo.

Al tiempo dijo que no sabe si Julio Rodríguez, con el que tampoco habló, concurrirá a los comicios de 2019 porque será la plataforma que aún no se configuró la que decida la lista. Tampoco tiene conocimiento, subrayó, de los rumores que hablan de dos papeletas separadas, la de Carmena y la de Podemos.

Como hizo en múltiples ocasiones, la alcaldesa recordó que no pertenece a Podemos y consideró que debe ser el partido y sus ediles los que arreglen el cisma. “Espero que se resuelva y bien”, sostuvo la exmagistrada. 

Muy buenos y valiosos
Según Carmena, su único vínculo con Podemos son sus concejales. “En el Gobierno del Ayuntamiento de Madrid hay unos concejales, muy buenos, muy valiosos, que son efectivamente del partido de Podemos”.

Además, la regidora recordó que decidió repetir como candidata al frente de “una plataforma muy abierta, progresista, que pudiera permitir la continuación del espíritu de este Gobierno” en un espacio sin cuotas y que, como anunció, “no sería ningún pacto entre partidos políticos”.

Por su parte, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, aseguró que “nadie sobra” en el “puzzle complejo” para volver a gobernar en la capital y se mostró convencido de que habrá una candidatura junto a la alcaldesa e Izquierda Unida.

También Rita Maestre, portavoz del Gobierno de Carmena y una de las seis ediles suspendidas cautelarmente de militancia, confió ayer en que se “encauzará” la situación y para ello pidió tener “la cabeza fría”.

Maestre defendió que en Podemos “no hay una discrepancia sobre procesos democráticos” porque los ediles concurrirán “junto con otras personas al proceso participativo abierto e inclusivo” de la plataforma de Carmena y abogó por ser “cuidadosos y cautos” para construir un “proyecto político ilusionante”.

Jesús Montero, artífice del fichaje de Carmena en 2015, acusó el miércoles por la noche a Iglesias, de quien era afín, de realizar una “maniobra innecesaria e inútil” que daña la cohesión organizativa y defendió que era de “sentido común” que la lista propuesta incluyese a los concejales del Ayuntamiento “inmediatamente después” de Julio Rodríguez, en lugar de relegarlos a los últimos puestos.

Comentarios