viernes 29.05.2020

Detenidos por patinar con un pájaro en una caja, beber en la calle o escupir en el mercado

Las denuncias por situaciones inverosímiles se suceden a lo largo y ancho de la geografía española
Un hombre pasea por Guntín (Lugo)  durante el estado de alarma | eliseo trigo (efe)
Un hombre pasea por Guntín (Lugo) durante el estado de alarma | eliseo trigo (efe)

Un total de 130 detenciones y más de 14.000 denuncias han sido registradas en Galicia por incumplir las medidas decretadas por el estado de alarma para hacer frente a la pandemia del coronavirus.

De ello informó ayer el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, quien recordó que los juzgados gallegos ya han decretado los primeros ingresos en prisión por saltarse las normas.

En un comunicado, el delegado detalla que, hasta el viernes, la Policía Nacional, la Guardia Civil y las policías locales sumaron 13.969 propuestas de sanción

Entre los arrestos más curiosos registrados hasta ahora en toda España destaca el de un hombre que circulaba con un patinete por el paseo Pereda de Santander con una caja en la que portaba un pájaro, un joven que había quedado con otros chicos para beber y tomar el sol en un parque de la ciudad, una mujer que se llevó sin pagar ocho latas de anchoas de un supermercado para “dar de comer a un hijo” pese a que no tiene ninguno, un varón por coger sin guantes y escupir la fruta a la venta, y otro por fumar en la vía pública porque “no iba con él lo de estar encerrado en casa”.

Así se desprende de las actuaciones practicadas por la Policía Nacional en la capital, mientras que en el resto de a región la Guardia Civil también tuvo que llevar a cabo detenciones por incumplimientos de las normas en esta situación excepcional, algunas de ellas igualmente llamativas.

De las intervenciones de este cuerpo destaca el arresto de seis jóvenes –tres de ellos menores de edad– en el centro socioeducativo juvenil de menores judicializado de Parayas por un motín al informarles de las restricciones del estado de alarma, una mujer que increpó e insultó a los agentes que pretendían identificar a su novio en Castro Urdiales y que llegó a agredir a uno de ellos, y otra que salió corriendo cuando fue requerida para ser identificada en Polanco.

De acuerdo con datos facilitados por la Policía Nacional, el perfil del detenido por desobediencia grave es un hombre de nacionalidad española y domicilio en Santander, de entre 30 y 40 años.

También es poliadicto, cuenta con múltiples antecedentes por delitos contra el patrimonio y contra la salud pública y, además, le constan previas sanciones por incumplir la orden de permanecer en casa dada la alarma por el Covid-19.

El motivo del arresto suele ser, por tanto, el incumplimiento reiterado de las medidas de confinamiento, principalmente por transitar sin justificación por la vía pública. 

Galicia
Por su parte, un total de 130 personas detenidas y 13.969 propuestas de sanción por incumplir las medidas decretadas por el Gobierno han sido registradas en Galicia desde el inicio del estado de alarma.

La Policía Nacional pidió sanciones para 4.752 personas y detuvo a un total de 79 personas, mientras que la Guardia Civil arrestó a otras 28 y requirió multas para 5.913, mientras los agentes de la Policía Local sancionaron a 3.304 y procedieron a 23 detenciones.

Las denuncias son resueltas en cada caso con sanciones de 600 y los 30.000 euros, y para los reincidentes aumentan de grado y parten de 10.400 euros.

Entre las personas detenidas, distintos juzgados gallegos ya han dictado los primeros autos o sentencias, que han recogido desde el ingreso en prisión de forma provisional o condenas con penas de cárcel.

No obstante, el delegado del Gobierno en la comunidad, Javier Losada, incidió en que el respeto a la normativa es mayoritario y espera que continúe así, por lo que agradeció a la población el seguimiento de las normas para evitar la propagación del virus que ha dejado ya más de un centenar y medio de muertos en esta comunidad.

En ese sentido, hizo hincapié en que la única manera de frenar el virus es quedarse en casa y proteger a los más vulnerables, además de a los profesionales de la salud, agentes policiales y personas que trabajan en servicios esenciales como alimentación o transportes. 
Las autoridades han montado dispositivos de control para evitar desplazamientos en los próximos días tanto de personas que disponen de segundas viviendas como de las que se disponen a acudir a zonas de ocio, y reiteran el llamamiento a quedarse en casa para evitar más víctimas de la enfermedad del Covid-19.

La Policía Local de A Coruña también denunció a varios vecinos por violar la cuarentena marcada para la población. En Riazor encontraron a una persona que dijo fumar en un banco “porque le relaja” y un jubilado de Monte Alto que pasa el rato recogiendo monedas olvidadas.

Comentarios