miércoles 12/8/20

Un okupa al que piden 14 años por un intento de homicidio dice que fue detenido “por ser negro”

Los hechos ocurrieron en 2017 y el otro acusado no compareció después de fugarse de Teixeiro

el ideal gallego-2019-02-15-013-ed5402f6
el ideal gallego-2019-02-15-013-ed5402f6

El Ministerio Fiscal pide 14 años de prisión para dos okupas por un delito de homicidio en grado de tentativa y otro de robo con violencia contra un hombre que había visitado la vivienda que habían allanado en la ciudad en 2017.


Aunque los dos acusados llevan en prisión preventiva en Teixeiro desde 2017, ayer solo compareció uno de ellos, M.B., ya que el otro, J.M.G.C., se fugó después de dejar una carta en la que aseguraba que no conocía de nada a M.B. y que estaba dispuesto a testificar en su favor.

Por su parte, M.B. sostuvo en todo momento que él “no había hecho nada”, que tan solo lo habían detenido “por ser negro”, lo habían confundido con otra persona y que estaba “muy mal” debido a su estancia en prisión.

“No conocía a I.K.B. –la víctima– ni al otro acusado, no los había visto en mi vida, el día que pasó eso yo estaba trabajando en el puerto, yo nunca he robado a nadie; la policía me detuvo un día sin darme explicaciones y llevo desde entonces en prisión”, dijo M.B., cuyo nerviosismo llevó al juez a plantearse la suspensión del juicio.

La víctima compareció por videoconferencia y aseguró que reconocía a M.B., con quien había convivido un tiempo en la vivienda ocupada y, cuando regresó a ella, le recriminó que había robado un cuchillo y le llamó “negro de mierda”, tras lo que comenzó una disputa que desembocó en los hechos juzgados.
Los hechos se produjeron el 14 de marzo de 2017, cuando los encausados supuestamente invitaron a la víctima a la vivienda que habían ocupado; y tras una breve discusión, en la que le acusaron de haberse llevado un cuchillo, uno de ellos, M.B., empezó a propinarle puñetazos, uno de los cuales alcanzó su ojo derecho.

Mientras estos dos individuos se encontraban forcejeando, el otro okupa, J.M.G.C., le habría sustraído a la víctima 700 euros de su bolsillo derecho, tras lo que comenzó a golpear al afectado y le clavó un destornillador de nueve milímetros en el hemitórax izquierdo. La víctima se dirigió a una cafetería, donde los clientes pidieron asistencia médica e hicieron que los dos acusados se diesen a la fuga.

Comentarios