domingo 27/9/20

Un perro asomado a una ventana genera alarma entre los vecinos y obliga a los bomberos a acudir

La Patrulla Verde de la Policía Local decidió recoger a un boxer que se hallaba encerrado en un piso de la  calle de San Nicolás  en un rescate que, pese a no ser complicado generó gran expectación

El rescate causó una gran expectación | javier alborés
El rescate causó una gran expectación | javier alborés

El animal, bastante delgado, se había asomado a la ventana de un tercer piso y se había puesto a ladrar con las patas fuera del alféizar, y los transeúntes alertaron a las autoridades. Fueron los bomberos los que alrededor de las siete de la tarde tuvieron que introducirse en el piso a través de una autoescalera para luego entregar al animal a la Policía Local, que decidió que debía ser puesto en custodia del servicio de lacería. 

Los transeúntes alertaron a las autoridades y la Policía Local avisó a los Bomberos, que acudieron en una autoescalera con la que subieron al tercer piso provistos de un lazo, por si acaso. Pero en cuanto los bomberos estuvieron a su altura el animal se volvió a introducir en el piso, que se encontraba vacío. Mientras tanto, docenas de personas seguían con sus móviles las labores de los funcionarios. La patrulla verde de la Policía Local inspeccionó al boxer y determinó que estaba muy delgado. Además, varios testigos insistieron en que llevaba mucho tiempo allí, así que se decidió su traslado a la perrera para su cuidado. 

Sin complicaciones
En realidad, se trató de una operación sencilla para los bomberos, que han protagonizado otras intervenciones mucho más complicadas con animales. Por ejemplo, en octubre del año pasado, después de un mes intentándolo, consiguieron rescatar a un gato que llevaba todo ese tiempo encaramado a una pared de trece metros en la calle del Doctor Fleming, en una cornisa de casi medio metro. 


En aquella ocasión, sin embargo, la expectación no fue ni de lejos tanta como la de ayer. Todo aquel que pasaba por la calle de San Nicolás se sumaba como público a la escena del animal, del que decían los testigos que ladraba, por momentos, de forma intensa. Hubo quien creyó que estaba atrapado en la ventana y quien temió que se cayese de ella, de ahí el aviso a la Policía.

Comentarios