martes 29/9/20

Sanidad no ve por ahora una segunda ola porque no hay una transmisión “descontrolada”

España registra 580 brotes activos en una jornada en la que Aranda del Duero (Burgos) retrocede a la fase 1
Una terraza prácticamente vacía en Aranda del Duero ante el anuncio de retorno a la fase 1 | paco santamaria (efe)
Una terraza prácticamente vacía en Aranda del Duero ante el anuncio de retorno a la fase 1 | paco santamaria (efe)

El Ministerio de Sanidad no cree que haya en estos momentos una segunda ola de coronavirus, a pesar de que en las últimas semanas se hayan incrementando el número de casos (1.683 nuevos en las últimas 24 horas), puesto que no aprecia “una transmisión comunitaria descontrolada”.

En esta jornada los datos fueron ligeramente inferiores a los notificados el miércoles, en concreto 89 menos, pero las cifras totales desde el inicio de la pandemia suman 4.088 casos más hasta las 309.855 infecciones, con los mayores incrementos en Aragón (328), Madrid (310) y también País Vasco (322), cuyo gobierno advirtió a la población de que Euskadi está ante la segunda ola epidémica del virus y “que no es posible una nueva normalidad

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, manifestó ayer en rueda de prensa que ahora “hay más detección, lo que implica que en los datos veamos más casos”.

Así, aunque explicó que sigue habiendo transmisión, rechazó que estas cifras se puedan comparar con las de meses previos.

De este modo, elevó a 580 los brotes que permanecen activos, 20 más de los que señaló en su último balance del lunes, que afectan a 6.900 personas.

En este sentido, 106 de estos focos se originaron en reuniones familiares que ocasionaron 900 casos, lo que supone un promedio de ocho positivos por cada uno.

La mayor parte de infecciones se derivan del ocio nocturno, que dieron lugar a 46 brotes con 1.500 casos, lo que arroja un promedio de 32 por cada uno.

Eso llevó a varias comunidades y ayuntamientos a decretar medidas restrictivas que no fueron bien vistas por el sector del ocio nocturno, que anunció cierres voluntarios de locales en Madrid, concentraciones en señal de protesta en Zaragoza y recursos ante los juzgados en Cantabria.

Asimismo, este sector continuará cerrado en Cataluña más allá del próximo domingo, cuando finalizarían los quince días previstos inicialmente, y se mantendrá la restricción dos semanas más, según afirmó ayer el secretario de Salud Pública de la Generalitat, Josep Maria Argimon.

Mientras, entre los temporeros hay un total de 30 brotes con 500 casos, lo que implica quince por cada uno, “muchos menos” de los que se registraban hace un mes, según el epidemiólogo.

A pesar de los datos y preguntado por las declaraciones de la consejera vasca de Salud, Nekane Murga alertando de que Euskadi está ante la segunda ola del virus y “que no es posible una nueva normalidad”, Simón insistió: “Yo no le llamaría segunda ola”.

“Tengo una percepción un poquito diferente”, contestó Simón, quien reconoció no obstante que dos provincias vascas “están en una fase de ascenso claro” y “en la otra está más estabilizado”, aunque un porcentaje muy importante son asintomáticos.

De hecho, en esta última semana, el 81 % de los infectados comunicados por esta comunidad no presentaban síntomas.

Por el contrario, la Comunidad de Madrid tan solo detecta al 15 % de los asintomáticos, cuando la media nacional se sitúa en el 50 %, algo que para Simón “no es un buen indicador”.

Donde ayer se complicó la situación es en Aranda de Duero, donde la Junta de Castilla y León ordenó su aislamiento durante 14 días por la elevada tasa de incidencia con el objetivo de contener una posible transmisión comunitaria del virus.

Este plan de contención, que entra hoy en vigor, supondrá el regreso de esta población a la fase 1 que se suma así a las localidades vallisoletanas de Íscar y Pedrajas de San Esteban, que desde el pasado sábado permanecen aisladas durante 14 días.

Además, la Junta pidió a los habitantes de hasta 22 zonas básicas de salud, lo que incluye a centenares de pueblos de esta comunidad, evitar reuniones de más de 10 personas, que restrinjan “al máximo” el contacto social y su presencia en lugares cerrados, ya que los niveles de contagios detectados se elevaron en los últimos días.

Mientras, Andalucía registró en la última jornada catorce nuevos brotes, que sitúan el número total de focos activos en 86; ocho en la provincia de Málaga, tres en Sevilla, dos en Cádiz y uno en Granada.

Por su parte, Aragón informó de que se mantienen activos 122 brotes en la región, 53 de ellos en centros residenciales y 37 del ámbito laboral.

Asimismo, la Comunidad Valenciana sumó en las últimas horas 18 brotes más. La mayoría de ellos (7) se dieron en el ámbito social; cuatro en el de ocio; tres en el laboral; dos extracomunitarios y otros dos de origen nosocomial u hospitalario.Gran parte de los focos, el 48%, se registraron en el ámbito familiar o reuniones con amigos.

Comentarios