sábado 19.10.2019

Una senda de Bastiagueiro se hunde por la rotura de una tubería de agua

El Ayuntamiento pide a los usuarios del parque que no paseen por las inmediaciones 
del socavón

El Ideal Gallego-2019-02-15-014-ed225b14
El Ideal Gallego-2019-02-15-014-ed225b14

La rotura de una tubería de la red de aguas pluviales es la responsable del hundimiento de parte de la senda peatonal del parque de Bastiagueiro.

El socavón, de considerables dimensiones, se encuentra en las inmediaciones del acceso principal a la playa y, según el alcalde de Oleiros, Ángel García Seoane, se produjo durante la tarde del pasado miércoles, día 13.


“No se registró una desgracia por casualidad. Por la tarde se hundió el suelo y gracias a que la capa de asfalto es de unos diez centímetros de espesor, el hueco no es todavía mayor”, dijo el regidor, que asegura que las dimensiones del socavón son superiores a las de un turismo.


García Seoane, en su habitual intervención de los jueves en la emisora de radio local, responsabiliza del incidente a las deficiencias de una tubería.


“Se trata de una tubería de pluviales que se rompió hace tiempo, quizás por el tráfico de vehículos y una vez rota dejó de verter al mar por lo que el agua fue erosionando el terreno hasta que este se hundió ayer (por el miércoles)”, insistió.

El Gobierno local ya ha dado instrucciones para que se inicien de inmediato las obras de reparación de la senda; al tiempo que advierte a los usuarios del parque y de la playa de que no se debe circular por la zona ya que el socavón es mucho mayor de lo que se percibe a simple vista.


“Todos aquellos que paseen por esa zona que lo hagan por el margen contrario ya que es muy peligroso. Por nuestra parte, intentaremos realizar las reparaciones oportunas cuanto antes”, apostilló.

Precedente en Santa Cruz
El hundimiento de parte de la senda peatonal de Bastiagueiro trae a la memoria el que tuvo lugar en el paseo del puerto de Santa Cruz en el mes de julio de 2011.
Allí el peso de un camión de servicios dejó al descubierto un socavón de unos dos metros de profundidad.


El incidente se produjo poco tiempo después de que el Ayuntamiento oleirense solicitase a la Xunta que realizase mejoras en el puerto ya que presentaba deficiencias por la erosión.

Comentarios