Carrick, moda consciente elaborada en Galicia

Una de las prendas de la marca gallega Carrick

Después de 7 años en el mercado, la marca gallega Carrick ha conseguido uno de sus grandes hitos, sacar al mercado su primera colección de camisetas elaboradas íntegramente en Galicia. Una acción que le permite avanzar en su compromiso con la sostenibilidad y aportar valor a la comunidad local.

 

Para su CEO, Alberto Cochón, conseguir su primera colección ‘made in Galicia’ es uno de los logros más importantes de la compañía porque han podido cerrar el ciclo productivo y aportar mayor coherencia a la marca. Según Cochón, sus camisetas de algodón orgánico lleven su origen de fabricación en su etiqueta, además de ser sinónimo de calidad “significa desarrollo local y respeto por el medio ambiente, ya que están elaboradas con materiales de origen natural e impresas con tintas al agua biodegradables”.

 

 

 

Proceso responsable

 

La compañía, que fabrica en talleres de confección de la localidad coruñesa de Carballo, comercializa una marca de moda consciente y responsable, inspirada en el mar y cuya vinculación con el atlántico se traslada al diseño minimalista de sus prendas.

 

 

Bajo su principio “zero stock, zero waste”, producen bajo demanda cada prenda individual y personalizada, lo que reduce hasta un 35% la huella de carbono, con respecto al modo de producción tradicional. Además, con esta práctica, han calculado la reducción de un 25% de desperdicios y también han conseguido reducir al máximo el uso de plásticos en todo el proceso. Cochón destaca que cuidan hasta el último detalle y sus pedidos se entregan en envueltos en papel o cartón compostable.

 

La compañía ha conseguido reducir al 100% el uso de plásticos en todo el proceso


Compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, Carrick defiende la sostenibilidad como único modelo de desarrollo por lo que suscriben su compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) propuestos por la ONU y cuya meta se fija en 2030.


La organización apuesta por el empleo de calidad y crecimiento local (ODS 8) fabricando en talleres de proximidad que generan trabajo en buenas condiciones y contribuyen al desarrollo comarcal. Así mismo, fomentan la producción y el consumo responsable (ODS 12), gracias a la producción bajo demanda y la elaboración de productos libres de plástico y de contaminantes.

 

Carrick, la empresa gallega, apuesta por la producción local y defiende la sostenibilidad como única alternativa de desarrollo


Sus prendas y artículos contribuyen a mitigar el cambio climático (ODS 13), reduciendo la huella de carbono en sus procesos de elaboración, consiguiendo productos libres de plásticos y usando materiales reciclados y tintes orgánicos en sus prendas.


Además, su contribución al cumplimiento de la Agenda 2030 toma como base la conservación de los océanos (ODS 14), ofreciendo prendas inspiradas en los recursos marinos y defendiendo un estilo de vida respetuoso con su biodiversidad. Un ejemplo de ello, se traduce en sus icónicas pulseras marineras, elaboradas partir de residuos plásticos recogidos del mar.


Atlantic Slow Fashion

 

La empresa gallega apuesta por un modelo coherente que integre productos de gran calidad y larga duración con un modelo de vida marítimo, tranquilo y respetuoso con el entorno.


Para su CEO, “Carrick tiene alma atlántica. Con más de 1.500 kilómetros de litoral en Galicia, existe una conexión directa con el océano y con la vida tradicional de la costa y de sus habitantes. Su manera de entender el mundo, ha inspirado la filosofía de Carrick, el Atlantic Slow Life.”

 

 

Aunque las prendas de la marca encajan a la perfección en entornos urbanos, su estilo neutral y confortable evoca el disfrute de entornos náuticos, “por lo que llevar una prenda de la marca no solo es una declaración de principios y compromiso con el planeta y la sociedad, sino que también es una invitación a vivir de manera más consciente y natural con el océano”.

Carrick, moda consciente elaborada en Galicia

Te puede interesar