martes 22.10.2019

El Gobierno gallego invertirá doce millones en eliminar puntos negros

El Gobierno gallego impulsará una estrategia para eliminar de las carreteras de titularidad autonómica “todos los tramos de concentración de accidentes” hasta el año 2020. Supondrá 98 actuaciones en 52 puntos negros, con una inversión total de 12,3 millones de euros.

Feijóo llega a la rueda de prensa posterior al Consello | lavandeira jr. (efe)
Feijóo llega a la rueda de prensa posterior al Consello | lavandeira jr. (efe)

El Gobierno gallego impulsará una estrategia para eliminar de las carreteras de titularidad autonómica “todos los tramos de concentración de accidentes” hasta el año 2020. Supondrá 98 actuaciones en 52 puntos negros, con una inversión total de 12,3 millones de euros.

El objetivo que se marca la Xunta a este respecto es el de dar cumplimiento al Plan de Seguridade Viaria 2016-2020, en el que se marca una reducción del 50% en el número de víctimas mortales en las carreteras gallegas con respecto a las registradas en el año 2011.

Según explicó el jefe del Ejecutivo, Alberto Núñez Feijóo, al término del Consello de la Xunta, se trata de la “principal actuación” en materia de seguridad vial de la legislatura y la planificación contempla varias fases: el estudio de accidentes registrados, la identificación de puntos negros y el diseño de las actuaciones necesarias “para intentar acabar con ellos”. De estas tres fases, ya están en redacción todos los proyectos relativos a las dos primeras.

En concreto, la Xunta actuará en todos los tramos de concentración de accidentes, es decir, todas las zonas de un kilómetros en los que se produjesen diez o más siniestros en los últimos cinco años. En total, esto supone actuar en 52 puntos negros.

Una vez analizadas las tipologías que se producen en ellos, Feijóo explicó que se llevarán a cabo distintas actuaciones sobre los puntos concretos en los que se registran los accidentes o en su entorno más próximo.

Medidas

Así, la estrategia recoge medidas para lograr una reducción de la velocidad de los vehículos al paso por la población y la reordenación de accesos, agrupándolos mediante vías de servicio y, sobre todo, vigilando los movimientos de giro a la izquierda e impidiéndolos donde no sean seguros, además de habilitar alternativas de cambio de sentido para “mantener la funcionalidad”.

La construcción de rotondas también se considera una opción eficaz en aquellas intersecciones en las que las vías confluyentes tienen tráficos parecidos y en las que se comprobó la ineficacia de otras soluciones. Así, se consideran adecuadas en zonas urbanas o periurbanas, dado que obligan a los vehículos que circulan por la vía principal a reducir la velocidad o incluso a detenerse.

La estrategia también hace especial hincapié en otras actuaciones a ejecutar como las consistentes en la mejora de la señalización horizontal y vertical, balizamiento y también recoge el tratamiento de los márgenes y barreras de seguridad. Y es que los obstáculos “peligrosos” en los márgenes deben “suprimirse siempre que sea posible y de no poderse eliminar, se debe realizar una protección mediante barreras de seguridad”.

A estas actuaciones previstas para esta legislatura, hay que añadir otras que la Xunta ya desarrolla en el marco de programas como el Plan de refuerzo de firme, y el Plan de sendas de Galicia.

Primera actuación

Dentro de estas actuaciones, la Consellería de Infraestructuras sometió la semana pasada a información pública el proyecto de refuerzo de la seguridad en la carreteras PO-308, en Sanxenxo, desde el Mirador da Granxa hasta Nanín, dando así inicio a la tramitación administrativa del primero de los proyectos que se van a desarrollar y se agruparán por trechos de carreteras hasta completar las 98 medidas establecidas dentro de la estrategia autonómica.

Comentarios