domingo 29/11/20

En Marea envía a sus inscritos los argumentos de la dirección y de Paula Quinteiro

El Consello defiende que no se trata de un “proceso disciplinario” y la diputada denuncia su “indefensión”

 

En Marea ha enviado a sus inscritos los argumentos de la dirección y de la diputada Paula Quinteiro de cara a la celebración de la consulta no vinculante que fijará la posición de las bases del partido instrumental sobre la continuidad de la parlamentaria, quien, en la madrugada del 18 de marzo, se vio envuelta en un incidente con una patrulla de la policía en Santiago ante la que se identificó como diputada.
Los documentos, a los que ha tenido acceso Europa Press, recogen los razonamientos de cada una de las partes implicadas en el proceso, en el que los casi 2.400 inscritos de En Marea están llamados a participar en una votación –que se desarrollará los días 22 y 23 de mayo– que fijará la “posición política” sobre este asunto. No obstante, el sector crítico con la dirección de En Marea –alineado con Quinteiro– llama a no participar en una consulta que consideran “ilegítima” y que solo “tensiona” el espacio.
De este modo, la dirección orgánica de En Marea (Consello y coordinadora, controlados ambos por los afines al portavoz, Luís Villares) defiende que a través de esta consulta “no se trata” de establecer “ningún proceso disciplinario” contra Quinteiro, sino de “la fijación de las bases políticas sobre las que es posible construir una práctica política transformadora”. Así, argumenta que “el uso de los privilegios” que conlleva la condición de representante público en un parlamento para situaciones de índole personal, “neutraliza” la creación de una “política rupturista eficaz”.
Por su parte, en su documento de defensa, Paula Quinteiro reitera su inocencia y denuncia que tanto el procedimiento como el carácter de la consulta “vulneran” sus derechos y el de las personas inscritas de En Marea.
En esta línea, asegura que la consulta convocada es, en realidad, “un proceso revocatorio encubierto” que no sigue “el procedimiento regulado” en los estatutos de En Marea, por lo que cree que su capacidad de defensa no está garantizada.
Quinteiro, que ya anunció que no acatará el dictamen de las bases por considerar que no se está siguiendo el procedimiento adecuado, asegura ser víctima de “una situación de indefensión” basada en un “relato sesgado” en el que se ha empleado “información errónea”.

“Fuera de la línea política”
La parlamentaria recuerda que el Grupo Parlamentario dio por bueno que, durante la noche del 18 de marzo, Quinteiro no incumplió “ningún punto” del Código Ético de En Marea ni actuó “fuera de la línea política” que defienden. Dicha resolución del grupo, adoptada por amplia mayoría tras una reunión que se extendió durante más de ocho horas, “no se envió” a las personas inscritas, según denuncia Quinteiro.
Asimismo, recuerda que “no existe” una denuncia formal contra ella y que el atestado de la Policía de Santiago en el que se recogen los hechos ocurridos en la madrugada del 18 de marzo “ofrece serias dudas de fiabilidad, por cuanto la otra patrulla que se presentó en la zona se negó a firmarlo”. Tras reiterar que su intención fue la de “mediar” y no, como recoge el atestado del suceso, entorpecer la identificación de una de las personas que la acompañaban; Quinteiro critica que la pregunta efectuada a los inscritos en la consulta “prejuzga unos hechos que no son ciertos” y la deja “sin posibilidad” de defenderse.
En concreto, la pregunta a las bases es la siguiente: ‘¿Consideras que Paula Quinteiro debe dimitir de su cargo de diputada del Parlamento gallego por el uso de su acta de diputada para un asunto particular?’.

Comentarios