martes 20/10/20

En Marea escenifica unidad para arropar a Noriega en el tercer aniversario de su llegada a la Alcaldía

La familia de En Marea casi al completo arropó ayer a Martiño Noriega en el tercer aniversario de la llegada al gobierno de la capital gallega de Compostela Aberta. En un momento de incertidumbre

Marta Lois, Jorge Suárez, Quinteiro, Luca Chao, Yolanda Díaz, Noriega, Antón Gómez Reino, Villares y Beiras  | x. rey (efe)
Marta Lois, Jorge Suárez, Quinteiro, Luca Chao, Yolanda Díaz, Noriega, Antón Gómez Reino, Villares y Beiras | x. rey (efe)

La familia de En Marea casi al completo arropó ayer a Martiño Noriega en el tercer aniversario de la llegada al gobierno de la capital gallega de Compostela Aberta. En un momento de incertidumbre y tensiones internas en el espacio rupturista a nivel gallego, pocas figuras de referencia de En Marea faltaron en la foto junto a Noriega, que tiene la intención de manejar los tiempos de cara a desvelar si optará a la reelección.
A un año para una cita en las urnas en la que la izquierda rupturista se juega su consolidación en el mapa político gallego, la carballeira de San Lourebzo acogió la fiesta de cumpleaños de CA en el Pazo de Raxoi. Una cita que no se perdió el portavoz de En Marea, Luís Villares, que llegó al lugar acompañado por Xosé Manuel Beiras y algunas de las personas de confianza del magistrado en la dirección del partido instrumental, cuestionada desde hace tiempo por algunas de las figuras de referencia del espacio.
En Marea aparcó sus diferencias para compartir mesa en torno a Compostela Aberta. Allí estuvieron los diputados estatales Antón Gómez-Reino, Ángela Rodríguez y Yolanda Díaz, o los parlamentarios gallegos Antón Sánchez, Luca Chao o Paula Quinteiro, a quien pudo verse compartir foto de grupo con Villares, que el pasado viernes se resignó a que la diputada –a la que pidió su dimisión tras su encontronazo con la Policía Local de Santiago– continuará en el Pazo do Hórreo luego tres meses de un pulso que ha avivado las tensiones internas del partido instrumental.
También acudieron a San Lourenzo la número uno de Podemos Galicia, Carmen Santos, y el alcalde de Ferrol, Jorge Suárez. Así, la única ausencia destacable fue la del regidor herculino, Xulio Ferreiro, que hoy celebrará un acto similar al organizado por Compostela Aberta y que servirá de aniversario por los también tres años de gobierno de Marea Atlántica.

Sintonía
“Si somos capaces de bailar y de tomar un vermú, por supuesto que seremos capaces de hacer frente a los desafíos políticos”, aseguró Villares en declaraciones a los medios a su llegada, en las que apeló a la importancia de transmitir un mensaje de “unidad” en torno a En Marea y mostró su deseo de que Noriega repita como candidato en 2019. Sin embargo, el alcalde santiagués pretende manejar los tiempos y no desvelará su decisión hasta el comienzo del nuevo curso político. Será en otoño cuando confirme si opta o no a la reelección.
“Los tiempos hay que medirlos. Voy a dar el período de reflexión que tenga que dar; no es una pose”, remarcó, para luego teorizar con que los “tiempos políticos no se viven como se vivían antes”. “En las últimas tres semanas pasaron dos presidentes del Gobierno, tres ministros de Cultura y dos entrenadores del Real Madrid”, bromeó.
Ya en su intervención, frente a los Villares, Beiras, Carmen Santos, Antón Sánchez o Yolanda Díaz; el regidor santiagués quitó hierro a los “liderazgos” personales y ensalzó los “colectivos”, sobre los que, según Noriega, debe pivotar el proyecto de unidad popular. “Los liderazgos que no se ponen al servicio de la gente son onanistas, en el peor sentido de la palabra. Tienen que sintonizar con los intereses de los vecinos”, reivindicó el también miembro de Anova, que llamó a “no pensar en liderazgos personales” porque supondría “dar pasos atrás”. “No hay más allá”, cerró.
Por su parte, el portavoz de En Marea, Luis Villares, aprovechó para reiterar su exigencia de que se convoquen elecciones en Galicia, en caso de que el actual presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, suceda a Mariano Rajoy al frente del Partido Popular estatal, para cerrar de este modo “un ciclo político negro”.

Comentarios