viernes 10.04.2020

Italia registra su peor día y endurece las medidas para paliar la epidemia

El país trasalpino contabiliza más de 4.800 fallecidos e impide los viajes a segundas residencias
La policía italiana y el ejército realizan controles para evitar los desplazamientos indebidos | efe
La policía italiana y el ejército realizan controles para evitar los desplazamientos indebidos | efe

Italia registró su peor día desde que hace un mes se detectó el primer caso de coronavirus, al aumentar en 627 el número de fallecidos y subir a más de 4.8000 las muertes, por lo que el Gobierno extremó aún más las medidas cerrando los parques públicos y prohibiendo los desplazamientos a las segundas residencias.

Los casos positivos aumentaron en 4.670 y son ya 47.021 las personas contagiados en este país, de las cuáles 5.129 fueron dadas de alta, según los datos ofrecidos por Protección Civi.

El jefe de la entidad, Angelo Borrelli, explicó que no se sabe cuando se alcanzará el pico del contagio, pero aseguró que a pesar de los datos las medidas “dan resultados” porque la tendencia de contagio es menor.

Lombardía
Pero la situación en Lombardía sigue siendo terrible con 22.264 pacientes positivos y 7.735 hospitalizados, a lo que hay que agregar 1.050 personas en cuidados intensivos, 44 más que hace 24 horas, según el consejero de Sanidad de la región de Lombardía, Giulio Gallera.
Para algunos gobernadores las medidas aprobadas por el Gobierno siguen siendo insuficientes y piden que se extremen ante el continuo aumento de contagios.

Por ello, el ministerio de Sanidad emitía una ordenanza en la se establecía el cierre de parques, villas, áreas de juego y jardines públicos en todo el país.

Asimismo, “prohíbe realizar actividades lúdicas o recreativas al aire libre”, mientras que se consienten aún la práctica del deporte (correr o ciclismo) “pero en proximidad de la vivienda y respetando la distancia de un metro entre las personas”.

Medida
Esta medida era una de las que habían pedido los presidentes de las regiones al comprobar que las personas seguían acudiendo a los parques públicos masivamente.

La alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, acudió al parque de la Caffarella para denunciar la cantidad de romanos que con el buen tiempo acudieron a esta área verde de la capital para pasear o hacer ejercicio, a pesar de los continuos llamamientos a quedarse en casa para no propagar aún más los contagios. Sin embargo, por el momento, se desestimó recurrir a la prohibición total de hacer deporte.

El equipo médico que llegó esta semana a Lombardía para colaborar en la lucha contra el coronavirus mostró su sorpresa por ver a tanta gente aún por la calle y sin mascarillas.

Sanidad también prohibió cualquier desplazamiento en los días festivos o prefestivos a las segundas residencias.

También en Roma, se reforzarán las patrullas policiales para que detengan a todos los vehículos que encuentren circulando y se tendrá que justificar por qué se ha salido de casa.

Estas medidas son validas hasta el 25 de marzo y se suman a las ya aplicadas en el país de no poder salir de casa sin un motivo valido como ir al trabajo o a la compra, así como el cierre de todas las actividades comerciales, excepto supermercados, farmacias y negocios que ofrezcan bienes de primera necesidad.

Otra de las disposiciones es el cierre de todos los negocios de alimentación que se encuentran en las estaciones ferroviarias o en las gasolineras a excepción de las estaciones de servicio de las autopistas, donde se permitirá sólo vender comida para llevar. Siguen abiertas las tiendas de alimentación y bebidas en aeropuertos y hospitales.

“Es necesario hacer aún más para contener el contagio. Garantizar un eficaz distanciamiento social es fundamental. Es esencial para ganar la batalla”, afirmó  el ministro de Sanidad, Roberto Esperanza.

Comentarios