jueves 21.11.2019

Johnson defiende sus tácticas para el Brexit a la espera del fallo del Supremo

La Eurocámara subraya que no habrá acuerdo sin que exista una salvaguarda para Irlanda

Activistas anti Brexit protestan por la decisión de Johnson de cerrar el Parlamento | andy rain (efe)
Activistas anti Brexit protestan por la decisión de Johnson de cerrar el Parlamento | andy rain (efe)

El primer ministro británico, Boris Johnson, defendió ayer su estrategia para el Brexit a la espera de que el Tribunal Supremo decida el martes si violó la ley al suspender el Parlamento y si una salida brusca de la Unión Europea socavaría el proceso de paz norirlandés.

En un acto en Londres, negó categóricamente haber “mentido” a la reina Isabel II al solicitar su autorización para levantar las sesiones parlamentarias entre el 10 de septiembre y el 14 de octubre, como se desprende de una sentencia judicial emitida ayer en Escocia.

Admitió que hay discrepancias entre las cortes en ese aspecto, por lo que conminó a esperar el dictamen del Supremo, que el martes se pronunciará sobre varias demandas presentadas en distintos puntos del Reino Unido contra su plan para la salida de la Unión Europea (UE).

Johnson asegura que negocia un pacto de Brexit con Bruselas, pero mantiene firme su intención de salir del bloque con o sin acuerdo en la fecha prevista del 31 de octubre, a pesar de que ahora se lo impide una ley promulgada por el Parlamento antes de su suspensión.

El Supremo decidirá si confirma o revoca el veredicto del Tribunal de Apelación de Escocia, que el miércoles declaró “ilegal” la decisión del jefe del Gobierno de suspender las sesiones parlamentarias, al considerar que estuvo motivada por “el propósito inapropiado de obstaculizar el Parlamento”, en un momento crítico para el país.

Mientras, el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, advirtió ayer desde Bruselas de que la institución que preside no aceptará ningún acuerdo de divorcio con Reino Unido si no es con la salvaguarda para evitar la reintroducción de una frontera dura entre Irlanda e Irlanda del Norte, un mecanismo que en el pacto de retirada se denomina “backstop”.

“El “backstop” sigue siendo clave. No habrá un acuerdo sin él, que quede muy claro, esto lo piensa la Comisión Europea y las instituciones europeas y es la posición del Parlamento europeo que, recuerdo, tendrá la última palabra”, declaró Sassoli en una rueda de prensa, al término de una reunión de los jefes de grupo en la Eurocámara con el negociador europeo para el Brexit, Michel Barnier.

Convocan a las comunidades

El Gobierno español citó a las comunidades el próximo 26 de septiembre para abordar en detalle los planes de contingencia ante la hipótesis de un Brexit duro a consecuencia de la falta de acuerdo entre la UE y el Reino Unido.

Fue la vicepresidenta del Ejecutivo en funciones, Carmen Calvo, quien anunció la fecha de esa convocatoria, que estaba pendiente de concretarse después de la reunión de la Comisión Interministerial para el Brexit.

Tras esa reunión, el Gobierno aseguró que España está preparada para afrontar las consecuencias negativas de una salida sin acuerdo y avanzó la convocatoria de la Conferencia para Asuntos Relacionados con la UE. l

Comentarios