lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Condenada a doce años y medio de cárcel la causante del accidente mortal de Sara y Abraham en Palmeira

El accidente de tráfico que le costó la vida a Sara Lampón y Abraham Muñiz se registró el 4 de mayo de 2019 I Chechu Río

La sección compostelana de la Audiencia Provincial de A Coruña condenó a doce años y medio de cárcel a la conductora causante del accidente de tráfico que le costó la vida a la joven pareja integrada por Sara Lampón Buceta y Abraham Muñiz Santos, a la que el jurado popular había declarado culpable de dos delitos de homicidio doloso, en este caso en concurso con un delito contra la seguridad viaria y otro de conducción temeraria. Además, el tribunal la condenó a ocho años de privación del carnet de conducir vehículos a motor y ciclomotores, lo que comporta la pérdida del permiso que habilita para la conducción, y a la inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena y al pago de las costas procesales, incluyendo las de la acusación particular.

 

De esta manera, el magistrado Ángel Pantín atendió todas peticiones formuladas por la acusación particular ejercida por el abogado Ramón Siaba, en representación de las familias de los dos fallecidos. Las primeras reacciones por parte de miembros de las familias de los dos fallecidos fueron de satisfacción pues, pese a que insisten en manifestar que a Sara y Abraham no se los va a devolver nadie, consideran que se ha hecho justicia. Contra dicha sentencia, que no es firme, se puede interponer recurso de apelación ante la Sala de lo Social y Penal del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG)  dentro de los diez días siguientes al de la última notificación de dicha resolución.

 

Pantín Reigada indica en su sentenciua que el tribunal del jurado consideró probado que sobre las 18.35 horas del 4 de mayo de 2019 la acusada conducía un BMW 3ER REIHE por la carretera de titularidad autonómica AC-305, que une Padrón y Ribeira, cuando a la altura de Palmeira, al tomar una curva a la derecha, invadió el carril de sentido de circulación contrario y colisionó frontalmente contra otro coche, un Seat León, en el que viajaban un hombre y una mujer, quienes fallecieron como consecuencia del impacto.
 

Los miembros del jurado entendieron acreditado que la acusada circulaba a una velocidad de unos 130 km/h, cuando el límite de velocidad establecido era de 70 km/h, y bajo los efectos del alcohol y de fármacos antidepresivos y antipsicóticos. “La combinación de la ingesta de estos fármacos con la de alcohol determinó que sus facultades para conducir estuvieran intensamente afectadas”, según el tribunal del jurado. Además, la Audiencia indica en la sentencia que antes del accidente ya circulaba “de forma peligrosa para los demás usuarios de la vía, a velocidad superior a la permitida e invadiendo parcialmente en ocasiones el sentido contrario, obligando a otros vehículos a apartarse o separarse de su camino para evitar el riesgo de colisión”.
 

Los miembros del jurado entendieron que la acusada actuaba de ese modo “porque le resultaba indiferente si de esta forma causaba un accidente y lesionaba o mataba a otros” y aseguraron que “sabía que era muy probable que se produjese un choque frontal con un vehículo que viniera en el sentido contrario si tomaba esa curva a esa velocidad y en las condiciones en las que se encontraba para conducir, a pesar de lo cual, siguió conduciendo de ese modo, aceptando así que pudiera producirse el resultado que al final se produjo”.

 

Veredicto

Cabe recordar que el pasado 23 de diciembre el jurado popular declaró por unanimidad de sus nueve miembros a la ribeirense María del Pilar Fernández Patiño culpable de homicidio doloso como causante del accidente mortal registrado en las siete menos 25 minutos de la tarde del 4 de mayo de 2019 en la carretera AC-305 (Padrón-Ribeira, a la altura de Palmeira y en el límite con A Pobra, en el que fallecieron Sara Lampón Buceta y Abraham Muñiz Santos. De este modo, el tribunal popular consideró probado que la acusada, además de ser la responsable de la colisión entre su BMW y el Seat León en el que iban los dos jóvenes, actuó a sabiendas de que ponía en peligro la vida de otras personas al ir a los mandos de un vehículo en estado ebrio -arrojó una tasa de 1,37 en sangre-, mezclado con fármacos antidepresivos y antipsicóticos que tenía prescritos, y a gran velocidad, ya que la Guardia Civil concluyó que iba a 130 kilómetros por hora en el momento del impacto en un tramo limitado a 50-70 kilómetros por hora.

 

En aquel momento, Ramón Siaba, abogado de la acusación particular, manifestó que era muy complicado conseguir el veredicto de culpabilidad por homicidio con dolo eventual que se produjo, precisando que además de pelear contra la defensa de la acusada también lo tuvieron que hacer con el fiscal, que se opuso de forma rotunda a nuestro postulado. Además, preparando el juicio no encontré ninguna sentencia similar en Europa por un accidente mortal en una carretera convencional como la AC-305, pues las que hay son contra kamikazes en autovías o autopistas. Por ello, el letrado señaló que se está ante una sentencia pionera que crea un precedente  “y se abre una puerta para que las personas que conducen de esta forma tan peligrosa por vías convencionales sean enjuiciadas como debe ser y no se les impongan condenas leves como se venía haciendo hasta ahora”.


“Fue un éxito. Nos costó mucho, pero convencimos al jurado, que de forma unánime estuvo con nosotros en el sentido de que estimó el dolo eventual y la consideró culpable de un homicidio  doloso”, señaló Siaba. Para llegar a esa conclusión, el jurado popular consideró probado que Pilar Fernández ya iba conduciendo de forma temeraria, invadiendo el carril contrario y a gran velocidad antes de accidente mortal, poniendo en peligro la vida de otros usuarios de la vía y que tenían que pararse o apartarse de la calzada para no ser embestidos. En ese sentido, en su veredicto destacó lo indicado por la forense que elaboró el informe de imputabilidad de la acusada, en el sentido de que cuando se produjo el impacto contra el Seat León en el que iban Sara y Abraham y que les causó la muerte, Fernández Patiño era “consciente” de lo que hacía, de que podía causar un daño y asumió ese riesgo, pues con anterioridad había puesto en peligro la vida a otros conductores, que le estuvieron avisando de que estaba conduciendo de forma temeraria separándose de la calzada, y ella continuó haciéndolo.


El jurado también llegó a la conclusión de que no concurre ningún tipo de eximente ni atenuante como pretendía la defensa, pues la referida forense que emitió el informe sobre imputabilidad de la acusada, que resultó determinante, indicó que el trastorno desadaptativo mixto que padecía y el hecho de que fuera víctima de violencia de género no le afectaban para tener conocimiento de la actuación delictiva que estaba teniendo. En base a ese informe también consideró el tribunal del jurado que el alcohol consumido y la medicación que tomaba Pilar Fernández le podían afectar en la conducción, pero no a que tuviera afectada la capacidad de conocimiento y voluntad sobre la comisión de un delito.

 

Beni Buceta y Juan Lampón, padres de Sara, y Antonia Santos y Santiago Muñiz, padres de Abraham, presenciaron todas las sesiones del juicio y aguardaron casi 48 horas por la lectura del veredicto, que escucharon en la sala de vistas de la sección compostelana de la Audiencia Provincial de A Coruña. La tensión acumulada durante todas las horas en que tuvieron que ver durante a la acusada  en la sala de vistas y en los pasillos de la sede judicial, provocó que tras conocer el veredicto, y una vez fuera, las madres se vinieron abajo, sufrieron ataques de nervios y rompieron a llorar “ao ter logrado que se fixera xustiza, que era o que buscabamos”, manifestó un familiar, quien añadió que tras la decisión del tribunal “sentimos que nos reconforta, pero a medias, pois a Sara e Abraham non nolos vaia a devolver ninguén".

Condenada a doce años y medio de cárcel la causante del accidente mortal de Sara y Abraham en Palmeira

Te puede interesar