Queda desierta la adjudicación de la vieja lonja de Ribeira para usar en la reparación de redes

La nave central de la antigua lonja de Ribeira sigue sin ser adjudicada | Chechu Río
|

La convocatoria abierta el pasado verano por parte de Portos de Galicia para seleccionar una oferta para otorgar una autorización de dominio público para la explotación de la nave central de la antigua lonja de Ribeira para ser usada en la reparación de redes quedó desierta. La mesa de contratación nombrada en relación a este procedimiento para hacer una propuesta se encontró con que no se había presentado oferta alguna por parte de licitadores en el plazo de presentación de las mismas. En un momento dado se llegó a decir que había tres entidades que podrían estar interesadas en hacer uso de esas instalaciones de 2.957 metros cuadrados, llegando a constatarse que existía esa concurrencia para su utilización, pero finalmente no se concretó en nada real.


Desde el ente autonómico presidido por Susana Lenguas se consideró que ese era el uso más apropiado, detallando que el puerto de Ribeira no dispone de ese servicio a cubierto y que la referida edificación dispone de distribución, tamaño y localización óptimas para ese uso, además de portalones que permiten la entrada de redes directamente desde el cantil, pese a no disponer de medios de izada de las mismas, algo que se estableció que debía correr por cuenta del gestor en quien recayese dicha autorización.


En la memoria justificativa del contrato se establecían las condiciones del mismo, como que dicha autorización, que se adjudicaría por dos años, prorrogables a un máximo de cuatro, se establece el pago de un canon anual con un importe base de 3.613 euros, pudiendo proponer el licitador cuantías superiores. Y se fijó el compromiso de adscripción de dos trabajadores con mínimo de media jornada. Entre los criterios a evaluar en los posibles aspirantes se contemplaba que se consideraría solvente el licitador que acreditase tener ejecutado trabajos por importe igual o superior a 25.000 euros en los tres años anteriores al remate de la presentación de ofertas. En lo criterios evaluables a puntuar se incluían, además de la cuantía de las tasas ofrecidas y del número de trabajadores adscritos, el presupuesto de equipamiento que se pretende instalar y el programa de mantenimiento preventivo y correctivo de las obras e instalaciones puestas a disposición de quien se encargue de su explotación.

Queda desierta la adjudicación de la vieja lonja de Ribeira para usar en la reparación de redes