viernes 10.07.2020

Cambados cierra al tráfico este verano cinco calles del conjunto histórico

Cordal explica que solo podrán acceder residentes y servicios y es necesario por la llegada de numerosos turistas
Infografía sobre las limitaciones que se implantarán en la zona de Rúa Ourense, Infantas e Isabel II | cedida
Infografía sobre las limitaciones que se implantarán en la zona de Rúa Ourense, Infantas e Isabel II | cedida

El Concello de Cambados implantará restricciones de tráfico en cinco calles del casco histórico durante el verano ante la llegada de los turistas. Así, solo se permitirá el acceso a residentes y para servicios en San Gregorio y Sevilla, en Fefiñáns, y Ourense, Infantas e Isabel II. Para ello se instalará la pertinente señalización a partir de principios de julio, al igual que para la implantación de la zona 30 en todo el centro urbano, que entrará en vigor el próximo día 1. 

El concejal de Seguridade Cidadá, Tráfico e Mobilidade, Tino Cordal, explicó que la llegada del verano “supón que moitos turistas circulen cos seus coches por rúas estreitas do casco histórico, que descoñecen, na procura dun espazo para aparcar, que precisamente resulta escaso nas mesmas”. De hecho, cree que las “poucas” zonas de estacionamiento existentes “deben reservarse para residentes e servizos”. 

Es por ello que a principios de la semana próxima se empezará a instalar la pertinente señalización de prohibido el paso de coches con la leyenda “agás residentes e servizos”. En concreto, se colocarán en las calles San Gregorio y Sevilla, en Fefiñáns, y Ourense, Infantas e Isabel II. 

Más allá del verano 
Según el concejal, se realizará una evaluación continúa de la implantación de esta medida con la finalidad de “estudar a extensión da mesma a outras rúas e prazas cambadesas ou a súa ampliación temporal alén da época estival”.

Cordal considera que con su puesta en marcha se contribuirá a mejorar la calidad de vida de los vecinos “cunha maior seguridade e tranquilidade”. Así, continuó, “as rúas do casco histórico poderán recuperar a súa tradicional condición de punto de encontro, de convivencia e de intercambio entre a cidadanía; e deixar de ser lugares de tránsito de vehículos”. Es más, aseguró que ha sido esta filosofía la que les ha llevado a tomar la decisión, poniendo estos intereses por encima de “calquera outro”.

A este respecto recordó que el 1 de julio también entrará en vigor la limitación de la velocidad a 30 kilómetros por hora en todo el casco urbano y que vendrá  acompañada de medidas como esta y otras “destinadas a mellorar o tráfico de vehículos, a seguridade cidadá, a mobilidade e a circulación peonil”. El bipartito quiere “acadar un desenvolvemento urbano sostible, cunha mellora na calidade de vida e coa protección do medio ambiente” y considera que para conseguirlo es necesario proceder a la “humanización de prazas e rúas da vila”. De hecho, se había encargado la realización de un Plan de Mobilidade Urbana con más acciones.

Comentarios