lunes 06.04.2020

El cierre de Fefiñáns pone en pie de guerra a 16 comerciantes y hosteleros

Exigen la apertura “inmediata” porque en invierno “es inviable”, les causa “daños”, y, en caso contrario, 
se movilizarán 

Vista de la calle Real | d. a.
Vista de la calle Real | d. a.

La peatonalización de Fefiñáns siempre ha sido un tema sensible. El cuatripartito ha ido realizando una serie de cierres puntuales con más o menos apoyo de los comerciantes y hosteleros afectados; el sector más tenido en cuenta a la hora de adoptar estas decisiones por las repercusiones económicas que puede acarrear. El de verano transcurrió sin problema, según el concejal de Urbanismo, José Ramón Abal Varela, que ha tenido la última palabra en este tema, pero su extensión hasta el otoño, por las obras de enterramiento del cableado, se ha topado con el total rechazo de gran parte de los negocios más próximos a la histórica explanada, que se han levantado en pie de guerra: el cierre en invierno “es inviable e irrenunciable en nuestras reivindicaciones”.
Así las cosas, un total de 16 comercios y establecimientos  hosteleros de Rúa Real y Fefiñáns han firmado un escrito reclamando la apertura “inmediata” de la histórica explanada ante los “daños que está causando esta injusta medida” y para “evitar prolongarlos”. Critican además las formas del gobierno local y de incumplir el compromiso de cerrarla únicamente los meses de julio y agosto; cabe recodar que por seguridad al tratarse de la época de mayor concentración de peatones y tras varios accidentes. De hecho, se quejan de que las extensiones posteriores, septiembre y hasta el día de hoy, y sin fecha de reapertura, es una decisión “unilateral” que “en ningún momento fue consensuada con los afectados”. 

“Chapuza”
Todo ello, añadieron, “sin tener un plan de contingencia” acordado con los afectados, entre los que incluyen a los residentes de susodichas calles, pero también de las aledañas. Estas cuestiones fueron abordadas en una reunión mantenida en la noche del jueves, en la que también se puso de manifiesto el “abandono por parte del gobierno local” que, aseguran, “sufren”, tanto Rúa Real como la plaza, y que “hace que sea todavía más crítica la situación”. Es más, aseguran que, de ser una de las plazas más importantes se está consiguiendo la “chapuza más grande de Galicia”.
Consideran que antes de proceder a la peatonalización hay “grandes deficiencias que resolver” y enumeraron aparcamientos, iluminación, limpieza, letreros identificativos, puntos de recogida de basuras y los servicios de transporte, entre otras necesidades. Cuestiones que ya trasladaron en una reunión mantenida en verano y a la que acudió el concejal de Comercio, Xurxo Charlín. Abal Varela, por su parte, aseguró después que se tomarían medidas de este tipo e hizo referencia al nuevo aparcamiento público creado en la Avenida de Salnés y que otras cuestiones se irían ejecutando y, de hecho, hace unos días se potenció la iluminación. 
Resulta paradójico que este edil es el más reacio a la peatonalización definitiva de Fefiñáns frente a sus socios que, según sus programas electorales, la habrían aplicado desde el primer día. Es más, fue condición irrenunciable para firmar el pacto de gobierno, alegando que había que tomar medidas previas, y su cierre durante una de sus ausencias llegó a provocar una crisis en el cuatripartito. Ahora, estos comerciantes y hosteleros, le piden que “se deje de poner excusas” y la abra de inmediato porque, en caso contrario, van a “proseguir con más medidas reivindicativas”, advierten. l

Comentarios