martes 21.01.2020

Las citas médicas en Monte da Vila registran esperas de hasta veinte días

La falta de un sustituto para un médico de baja dispara el retraso en las consultas
Vista de la fachada del centro de salud Monte da Vila | g. salgado
Vista de la fachada del centro de salud Monte da Vila | g. salgado

Hasta veinte días de espera ese es el plazo que algunos pacientes de Monte da Vila deben esperar a ser atendidos en consulta ordinaria por un médico de familia. Estos plazos obligan irremediablemente en muchos de los casos a acudir al Punto de Atención Continuada (PAC) pese a que la gravedad de la dolencia no lo requiera. El concejal de Sanidade de O Grove y médico en el centro de salud meco, Javier Caneda, explica que en la actualidad hay tres médicos de baja “a dos  de ellos les sustituyen un poco a salto de mata y en muchos casos sin previo aviso, pero a uno de ellos no, por lo que los plazos irremediablemente se dilatan hasta veinte días en muchos casos y en otros una semana”.

Caneda lamenta que tras la reunión mantenida entre el alcalde, Jose Cacabelos, y el conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña, la “única inversión que se hizo fue la compra de algún material nuevo” y se realizaron algunos cambios en las consultas. Tampoco se ha avanzado en la obra del ascensor que comunique el centro por el interior sin que obligue a salir al exterior para ir  a los distintos departamentos del centro de salud. “Vinieron operarios a tomar medidas, pero por el momento no tenemos noticias de su instalación”, señala.

El concejal de Sanidade reconoce que “no es lógico que se hagan grandes inversiones en un centro de salud ya tan viejo, lo que hay que hacer es construir el nuevo”.  Caneda asegura que tras la aprobación provisional del PXOM que está previsto para el próximo mes de febrero la parcela de As Touzas donde será ubicado no suponga un obstáculo para su construcción.

 A días alternos
Otra deficiencia en el servicio del centro de salud de Monte da Vila se da en las consultas de la matrona. La titular lleva más de un año de baja y las sustituciones en este servicio se hacen por acumulos de seis meses. La atención se ofrece a días alternos ya que la profesional es compartida con otros centros de salud. “A veces con las sustituciones se producen retrasos y puede estar el servicio paralizado algunos días”, señala. El Sergas se comprometió en septiembre del año pasado a realizar un estudio de las necesidades para poder cubrir la falta de médicos. Desde el departamento de Almuíña se indicó en su momento que el problema de la falta de profesionales sanitarios en determinadas especialidades, como es el caso de medicina familia y comunitaria o pediatría, es una situación que se está produciendo a nivel de todo el Sistema Nacional de Salud. El Sergas trata de reducir esta carencia en la medida de lo posible, con ofertas públicas de empleo anuales y agotando la tasa máxima de reposición permitida por la legislación estatal.

Comentarios