Clamor contra Costas: “Queren un porto sen industria a cambio de que, restaurantes?”

Asistentes a la concentración convocada ayer para mostrar rechazo al informe de Costas contrario a la continuidad de depuradoras de Tragove y servicios públicos en el litoral tras expirar su concesión | g. salgado

Más de 300 personas secundaron ayer en Cambados la concentración para exigir al Estado que atienda a la “legítima” petición de respetar las competencias de la Xunta en materia de puertos autonómicos y, en consecuencia, el Plan de Usos que ha redactado para los de Tragove y San Tomé, salvaguardando la continuidad de las tres depuradoras afectadas por el informe contrario de Costas. Todos los partidos políticos de la Corporación se comprometieron antes, en una sesión extraordinaria, a pelear por dar seguridad jurídica a estas empresas y porque se puedan mantener servicios como el centro de salud o la plaza de abastos, cuyo futuro en el litoral también pone en cuestión. Todo ello bajo el lema “O pobo de Cambados co seu mar” y tras la pancarta, vecinos que trabajan en el mar y otros que no. No faltó ni el párroco, José Aldao, porque la situación “é de tal gravidade”, que afectará “non só aos sectores ligados ao mar se non que, en cascada, afectará a todas as actividades económicas de Cambados e da comarca”, leyó el patrón mayor, Ruperto Costa, en el manifiesto final.



Un “ataque” a toda la villa


Los presentes insistieron en que este “ataque” particular es, al final, un ataque general a un modo de vida, al “sustento durante décadas” de las familias y que, “de saír adiante as intencións de Costas”, está “en xogo” la “esencia mariñeira” de Cambados, su seña de identidad y la transformación de una forma vida. “E a cambio de que? Dun porto baleiro de industrias do mar, pero no que si terían cabida restaurantes e locais comerciais?”, se preguntan. De hecho, en la moción política, leída por el alcalde Samuel Lago, ponen de manifiesto la “intrínseca relación” de estas empresas con el puerto, pues es donde se descarga el marisco. Pero también que se trata de empresas asentadas desde hace décadas, en uso de unos derechos concesionales que, ahora, según Costas, una vez expiren, no tendrán ampliación. Y además, pusieron de manifiesto que, en este tiempo, han actuado con “ejemplar cumplimiento de sus deberes”.

Este texto fue redactado por la asociación de depuradores gallegos, Agade; la patronal de la conserva, Anfaco; el Clúster de Acuicultura y la asociación nacional, Apromar; la Federación Galega de Confrarías y Femex, y compromete a las autoridades políticas a instar al Ministerio de Transición Ecológica a que “tome conciencia” de la dependencia de un “sector crucial para la comarca; la ineludible necesidad de ubicarse en la costa; la antigüedad y arraigo local de estos establecimientos; la prioridad de contar con la seguridad jurídica indispensable para acometer las inversiones que requiere la competitividad y supervivencia de las empresas en un entorno económico cada vez más difícil; y la estricta legalidad del ejercicio de las competencias autonómicas para la ordenación también del dominio público marítimo terrestre en zona portuaria transferido a la Comunidad autónoma de Galicia desde 1984”. En definitiva, unos factores que “justifican y legitiman la asignación de usos y ubicaciones que se establecen en el proyecto de Plan Especial”.



“Entender esta singularidade”


Asimismo trasladaron que “tampoco resulta una opción aceptable mantener ‘sine die’ el puerto de Tragove” sin ese Plan. Para ello se pide también que su tramitación, entre Estado y Xunta, se haga desde “posicións de lealdade” y que “impere o mutuo entendemento e a capacidade de negociación”, del mismo modo que se pudo aprobar la Delimitación do Espazo e Usos Portuarios, en 2014, y que “veu a consolidar a continuidade das empresas depuradoras”. Y en concreto, a todas las instituciones gallegas, que “se faga todo o posible para facer entender a Costas a singularidade da utilización do espazo do dominio público” y que ocurre en todo el litoral gallego, destacaron. Y es que existe el temor de que lo sucedido en Cambados se extienda a toda la comunidad. Así lo ve el sector del mar, en las últimas decisiones de este departamento estatal, como la Ley del Cambio Climático que “non veu máis que a dificultar, ou mesmo a impedir” la permanencia de estas industrias ligadas al mar, pues “unicamente quedan libres dese afán intervencionista, polo menos de momento, os polígonos dedicados ao mexillón e ostra en batea”, según el manifiesto final. l

Clamor contra Costas: “Queren un porto sen industria a cambio de que, restaurantes?”

Te puede interesar