sábado 23/1/21

Desestiman el recurso presentado por el acusado del crimen de Lordelo

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) desestimó los recursos de apelación presentados por el Ministerio Fiscal y por la defensa de Alberto Sequenza Vila.

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) desestimó los recursos de apelación presentados por el Ministerio Fiscal y por la defensa de Alberto Sequenza Vila, el joven de O  Grove declarado culpable del homicidio de David Barreiro, hermano de su novia en 2012, en el que se denominó el crimen de Lordelo.
La defensa pidiera que se declarase la nulidad de la sentencia de culpabilidad de la Audiencia Provincial de Pontevedra que condenó el pasado mes de mayo al joven, de 20 años, por la muerte de David B., en el garaje de su casa.
En el auto, dado a conocer ayer, la sala del TSXG también rechaza el recurso presentado por la acusación particular, que reclamaba más pena.
En concreto, el TSXG desmonta los tres argumentos en los que la defensa de Alberto Sequenza se basaba para solicitar una reducción de condena, ya que el joven fue condenado a cumplir 13 años y seis meses de prisión.
Aducían imparcialidad de la jueza, la falta de motivación del veredicto y la vulneración del principio de presunción de inocencia.
Sin embargo, la nueva vista estima que no se da ninguna de las circunstancias referidas por la defensa y ratifica, punto por punto, cada uno de los argumentos en los que la jueza de la Audiencia Provincial basó su sentencia.
En concreto, el TSXG rechaza que la sentencia esté influida por la “parcialidade” de la jueza. Considera que no se produjeron defectos de motivación en el veredicto ni vulneración da presunción de inocencia do condenado. Paralelamente, en relación al recurso de la acusación, considera que la pena imposta es adecuada a los hechos probados, y apunta que podría haber sido un año menos.
Contra esta sentencia cabe todavía recurso de casación ante la sala segunda del Tribunal Supremo.
Cabe recordar que tras el  veredicto unánime del jurado, Alberto Sequenza fue considerado criminalmente responsable de un delito de homicidio con agravante de superioridad y condenado a 13 años y seis meses de prisión.
Además, fue condenado a indemnizar a Miriam Barreiro Míguez, hermana de la víctima, con 25.000 euros y a cada uno de los padres del fallecido, en la suma de 75.000 euros, más los gastos de entierro y funeral, y la obligación de indemnizar al Sergas por los gastos de atención.

Comentarios