martes 10.12.2019

O Grove, A Illa y Valga piden nuevas ayudas al Plan Revitaliza para consolidar el compostaje de residuos

El Concello meco está entre los más avanzados de la provincia y Portas se incorpora al programa

Uno de los composteros instalados en O Grove  | gonzalo salgado
Uno de los composteros instalados en O Grove | gonzalo salgado

El Plan Revitaliza de la Diputación de Pontevedra suma seis nuevas incorporaciones y ya cuenta con 42 ayuntamientos adheridos para aplicar el compostaje como modelo de gestión de la basura. Algunos, como O Grove, están más avanzados y han vuelto a solicitar ayudas de la línea 2, para consolidar su implantación, y en las comarcas de O Salnés y el Ulla-Umia hay concellos que quieren seguir la misma senda, como Valga y A Illa de Arousa, que piden, por primera vez, subvenciones para extender de manera global el sistema, mientras que Portas se inicia con la instalación de sus primeros composteros. 

Peticiones por 3 millones
Entre las nuevas incorporaciones también están los ayuntamientos de Cercedo-Cotobade, Covelo, A Guarda, Poio y Vila de Cruces; mientras que son 13 los que dan “un salto adiante” para consolidar el modelo, solicitando ayudas que, en total, superan los 3 millones de euros. 
Así lo explica el vicepresidente César Mosquera, quien destacó que el 65% de los municipios de la provincia apuesta por el compostaje. Concellos de “todo signo político, de moi diferentes tamaños e características”, por lo que agradeció que “a pesares das opinións dalgunhas forzas políticas, sobre todo na Deputación de Pontevedra, entenderan que o camiño da compostaxe é imparable e imprescindible por cuestións ambientais, de sensibilización social e por normativa”. 
Los concellos que entran ahora lo hacen en la Línea 1 de Revitaliza en la que la institución provincial asesora y subvenciona la instalación de composteros comunitarios o individuales para una primera fase preparatoira o didáctica para la ciudadanía. 

Satisfacción
En cuanto a los municipios adheridos con anterioridad, 13 han vuelto a solicitar suvbvenciones para “despregar medios e consolidar o modelo”. Los más avanzados son cinco (Vilaboa, O Grove, As Neves, Mondariz y Mondariz Balneario); otros siete estaban en la primera fase (A Illa, Bueu, Cangas, Moaña, Ponteareas, Tomiño y Valga) y uno, el de Poio, se incorpora de manera “acelerada”, entrando directamente en la línea 2 del programa Revitaliza.
Según Mosquera, la Diputación tiene aprobada una línea de ayudas de dos millones, pero las demandas suman más de tres, por lo que estudiarán la situación y no descartan incrementar la cuantía final de las subvenciones porque los proyectos presentados “parecen estar moi ben”. De hecho, se mostró satisfecho por la respuesta de esta última convocatoria y aseguró que la institución hará un “esforzo” para dar oportunidad a los concellos no adheridos y atender toda las demandas, pues las nuevas peticiones suponen multiplicar por cuatro el número de habitantes actuales. 
El vicepresidente explicó que la Diputación será de las pocas que pueda cumplir la normativa de la UE y del Estado en cuanto a tratamiento de biorresudios que establece que, antes del 31 de diciembre de 2020, los concellos de más de 5.000 habitantes tendrán que recoger y tratar sus residuos de forma separada. De hecho, “non entendo a pasividade doutras administracións”, añadió porque “van a empezar a caer sancións aos concellos e agora a Xunta, por exemplo, deixa nas mans das empresas e dos concellos a solución”. 
Mosquera también destacó que a día de hoy se están cumpliendo los objetivos de 2015 y “se hai que estar preparados para 2020, hai que ir a fume de carozo. Como se complique algo, os concellos non chegan”, sentenció. l

Comentarios