viernes 29.05.2020

Horsal normaliza sus pedidos tras los primeros días de compras compulsivas

La fiebre del coronavirus, que vació estanterías, se notó en un aumento de la demanda en la cooperativa hortícola
Un agricultor ante su invernadero en Cambados | mónica ferreirós
Un agricultor ante su invernadero en Cambados | mónica ferreirós

Horsal es la cooperativa hortícola más importante de Galicia y el mantenimiento de su actividad es fundamental para nutrir a una gran mayoría de los supermercados –su mayor cliente son estas cadenas– más frecuentados por los vecinos de O Salnés y de toda la comunidad. Los primeros días del decreto de alarma, cuando se vivieron escenas casi de histeria por llenar las neveras, aumentaron sus pedidos. “Houbo maior demanda da habitual si, pero logo a situación normalizouse e esta semana xa non notamos diferenzas significativas con respecto á mesma época doutros anos”, cuenta su gerente, Fernando Veiga. 

Con todo, reconoce también que actualmente están en temporada baja, acabando la producción de invierno, como el repollo, aún queda algo de espinacas, etc. Y dentro de un mes comenzarán con el pimiento de padrón, la judía y el tomate, aunque lechuga sirven todo el año y, de hecho, es el primer producto de esta firma fundada hace 35 años en Cambados y que hoy cuenta con 83 socios con actividad productiva, siempre bajo cubierta.

Ellos tienen que seguir trabajando, sus productos son de primera necesidad y si en algo se nota la crisis coronavirus es en las medidas de seguridad y protección porque en cuanto a transporte, envases... Y otros servicios que precisan para la venta de sus hortalizas no están notando grandes problemas y “a afectos de actividade e movemento económico, seguimos funcionando con normalidade e facendo os pagos, salvo os problemas típicos que pode haber como unha mala colleita, problemas de pragas, etc.”, explica el gerente. 

Así que se nota en un control aún más exhaustivo de las medidas higiénicas. “Xa sempre se manteñen unhas medidas na manipulación dos produtos tanto no campo como na planta de elaboración e envasado co emprego de guantes e agora tamén de mascarillas”, añadió Veiga. En la sede son obligatorias y también para los agricultores cuando van a descargar su producción. Luego están otras prevenciones como las distancias de seguridad y sobre las que se han elaborado procedimientos especiales que se han enviado por wasap y cuelgan por escrito en zonas comunes de la empresa. Además han intensificado las ya de por sí estrictas tareas de limpieza y desinfección en manillas puertas, elementos de transporte, etc. 

Una vez superada la crisis sanitaria vendrán tiempos duros para la economía y el empleo y Horsal siempre tiene  las puertas abiertas. Todos los años hay nuevas altas que van compensando las bajas de socios fundacionales, que llevan desde los 80 y los 90. Eso sí existe un periodo de prueba de 10 meses.

Comentarios