lunes 26/10/20

A ILLA DE AROUSA - El CSIC volverá esta primavera a O Areoso para medir la erosión de su yacimiento

El CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) realizará esta primavera una nueva visita al islote de O Areoso, en A Illa de Arousa, para comprobar el grado y ritmo de erosión de su yacimiento arqueológico.

Diario de Arousa-2014-03-03-011-83fed5d1
Los investigadores recogieron datos el pasado mes de septiembre

El CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) realizará esta primavera una nueva visita al islote de O Areoso, en A Illa de Arousa, para comprobar el grado y ritmo de erosión de su yacimiento arqueológico.
Se trata de una segunda etapa de la investigación iniciada el pasado mes de septiembre, en el que los investigadores tomaron fotografías y extrajeron datos que se cruzarán con los resultados del material que se recoja ahora. Comparando las diferencias sabrán el grado de deterioro que sufrió el yacimiento en los últimos meses.
El director de la expedición, Elías López, explica que el viaje a O Areoso estaba previsto ya para finales de febrero. No obstante, la empresa responsable del traslado en barco recomendó abortar la operación, debido a los últimos temporales, al no asegurar que fuera posible realizar el    desembarco.
El equipo se hará cargo de otras investigaciones en curso. El propio director de la expedición en O Areoso se marcha a Francia para ocuparse de otros frentes. La llegada al islote arousano se producirá a su regreso, probablemente entre marzo y abril.
La investigación sobre esta localización en A Illa continuará todavía en septiembre de este año, con una nueva visita del equipo. De esta forma, tendrán medidas de erosión recogidas en un margen de seis y doce meses.
Con todas las imágenes y datos obtenidos, construirán modelos tridimensionales con los que estudiar el deterioro del yacimiento. También servirán para registrar su estado.
O Areoso guarda al menos tres túmulos del final del Neolítico y evidencias de ocupación humana de este periodo y de la Edad de Bronce. Las operaciones se centran, fundamentalmente, en la llamada “Mámoa 4”, la más grande y característica del entorno, con sus piedras visibles en el perfil de una duna.
A este respecto cabe recordar  que las construcciones humanas, así como los restos de cerámica y dos punzones encontrados en las campañas de excavación realizadas hace ya más de 20 años –las primeras y únicas– han sido las que atestiguan que estaba habitada, aunque surge la pregunta de si era un poblado permanente o un destino ocasional, quizás sagrado o no. De hecho, hace falta una importante investigación para saber más del islote. n

Comentarios