lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

A Illa dio inicio en dos años al 50 % de las 40 medidas del Pacto por el Clima para reducir el dióxido de carbono

La delimitación de caminos alternativos a los arenales es una de las acciones para la preservación de dunas | cedida

El Concello de A Illa ha iniciado en dos años la mitad de las cuarenta medidas incluidas en el Plan de Acción para el Clima y la Energía Sostenible (Paces), que persigue el objetivo de la reducción, en hasta un 40 %, de las emisiones de dióxido de carbono, en favor de la preservación ambiental.


El seguimiento de la ejecución y cumplimiento de este plan conlleva una revisión bianual, que en el caso de A Illa ha visto cómo se han iniciado un 50 % de las acciones programadas, 20 de 40, con 8, además, ya concluidas. Entre las medidas abordadas destacan la auditoría sobre el alumbrado público, la construcción del aparcamiento disuasorio de O Bao, la aprobación y ejecución del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) y la creación de la primera comunidad energética.


La concejala de Medio Ambiente, Gabriele von Hundelshausen destaca el “elevado índice” del cumplimiento del plan, pero aún así señala que “non hai que baixar a garda, porque queda moito por facer”.


Dunas y residuos


Esta revisión bianual coincide prácticamente con la puesta en marcha de dos nuevas medidas. Por un lado, la protección de dunas y, por otro, un tratamiento “máis racional” de los residuos generados.


Sobre la primera, recuerdan que en estos últimos meses se han incrementado las acciones para proteger estos cordones de arena, con colocación de nuevas barreras, señales, apertura de caminos alternativos y pasarelas elevadas para evitar que se pisen y degraden estos arenales. “O obxectivo é protexer o ecosistema das dunas, que se ve danado polo tránsito de persoas que se produce nas zonas de praia, en especial nos meses de verán, acoutando o areal de maneira que apenas sexa accesible a través dos pasos habilitados mediante pasarelas de madeira”, explican desde la Concellería. Estas acciones protectoras se complementan con campañas de eliminación de especies exóticas invasoras, algo especialmente relevante en el caso de espacios naturales como O Carreirón.


En lo relativo a la gestión de residuos, se ha creado una estrategia municipal para mejorarla, a través de la segregación de cuatro fracciones de basura: Papel y cartón, vidrio, envases ligeros y fracción resto. A esto hay que añadir el punto limpio y los diferentes programas de compostaje comunitario, donde A Illa fue pionera para la gestión de los residuos orgánicos.


Justamente, a finales de 2022 A Illa había presentado un estudio técnico sobre la gestión de residuos, realizado por la consultora Novotec y financiado a través de una línea de ayudas del plan provincial Revitaliza. El documento propone soluciones para intentar alcanzar el objetivo principal: En 2025, un 55 % de la basura deberá canalizarse para su reutilización o reciclaje.


A Illa se sumó en 2019 a la iniciativa europea del llamado Pacto de las Alcaldías, en favor del medio ambiente. El objetivo es reducir un 40 % las emisiones de dióxido de carbono antes de 2030, para intentar contener el cambio climático. En 2020, la villa arousana presentó su Plan de Acción para el Clima y la Energía, que en dos años ha conseguido activar la mitad de las cuarenta medidas programas en él. 

A Illa dio inicio en dos años al 50 % de las 40 medidas del Pacto por el Clima para reducir el dióxido de carbono

Te puede interesar