domingo 22.09.2019

La negociación del tripartito avanza sin acuerdos hacia una tercera reunión

PSOE, Somos y BNG se reúnen tras más de dos horas y los nacionaslistas celebraron una asamblea posterior
Imagen de archivo de PSOE, Somos y BNG durante las negociaciones fallidas de junio | mónica ferreirós
Imagen de archivo de PSOE, Somos y BNG durante las negociaciones fallidas de junio | mónica ferreirós

Más de dos horas duró la segunda reunión mantenida entre el bipartito y el BNG para intentar alcanzar un pacto de gobierno para controlar la mayoría absoluta del pleno cambadés, pero avances hubo pocos. Así las cosas, las partes han quedado emplazadas para una tercera, que tendrá lugar el próximo miércoles. Todos guardaron ayer silencio y únicamente se manifestó la disponibilidad a seguir hablando para alcanzar un pacto.

Bloque y Somos ni siquiera quisieron entrar a valorar si el encuentro de ayer resultó positivo y si hay visos de que el tripartito llegue a buen puerto. Únicamente el portavoz de la plataforma ciudadana, Tino Cordal, fue un poco más allá y añadió que “mentres nos sigamos vendo é bo sinal”. Por su parte, el nacionalista Víctor Caamaño avanzó que lo tratado se iba a abordar en una asamblea posterior de su coalición.

Así las cosas, ninguno parece tener prisa en concretar un pacto que evite situaciones del pasado y que los partidos consideran errores. Uno de los más críticos fueron los nacionalistas, quienes consideran que se mantuvo el modelo de años de gobiernos del PP en el reparto de las áreas pues hay concejalías sin personal y dotación económica suficiente para desarrollarlas correctamente, según vienen defendiendo. Pero además está el problema que aseguran haber sufrido todos los exsocios del desaparecido cuatripartito y son las supuestas intromisiones en las competencias. Para los de Caamaño resulta sencillo realizar una línea divisoria, sin embargo, a la vista de las fallidas negociaciones de junio, no parece una cuestión fácil de consensuar. De hecho, tal y como está configurado actualmente el bipartito PSOE-Somos podrían producirse problemas con algunas áreas. Por ejemplo, Obras está en manos de los socialistas y el Bloque quiere controlar esta parte en lo tocante a Educación o Medio Ambiente, que ya llevaba durante el cuatripartito. Pero también podrían generarse conflictos con Infancia, Mobilidade e Urbanismo, en manos de Somos. Pero de traspasar el PSOE estas competencias a sus socios, ese departamento, dirigido por Samuel Lago, podría quedar vacío de contenido y eso no gusta en las filas del partido del puño y la rosa.

Y esta no es la única cuestión que puede ser conflictiva para alcanzar un acuerdo. El reparto de las liberaciones económicas es otro cantar, pero esta es una cuestión que todavía ni se ha puesto encima de la mesa. Los nacionalistas siempre han apuntado que para ellos lo fundamental es cerrar primero un acuerdo programático, que realmente se note un gobierno de izquierdas en Cambados, y en esto parecen estar todos de acuerdos. l

Comentarios