jueves 17.10.2019

Noalla reclama en el juzgado una parcela del monte de A Lanzada y basa su defensa en los usos y las instalaciones

La vista se celebró ayer en el juzgado Contencioso nº2 de Pontevedra en la que también se personó O Grove
Los comuneros conversan antes de la entrada en la vista oral | d.a.
Los comuneros conversan antes de la entrada en la vista oral | d.a.

El juzgado contencioso número 2 de Pontevedra acogió ayer la vista oral en la que se abordó la reclamación de una parcela del monte comunal de A Lanzada dentro del municipio de Sanxenxo por parte de la comunidad de Montes de Noalla. El terreno en cuestión tiene una superficie de 106.000 metros cuadrados, se encuentra en la actualidad fuera del dominio público de Costas y comprende desde la zona de la excavación arqueológica de A Lanzada hasta la rotonda antes de que comience el área de aparcamiento de la playa. En la actualidad en ese espacio se encuentra el colegio, el campo de fútbol de Noalla, el parque y merendero, así como diversas plantaciones realizadas por los comuneros. Además, se realizan diversas actividades como la Festa da Ostra o la Romería de A Lanzada. Sin embargo, en la actualidad tras la desclasificación figura como terreno municipal de Sanxenxo en teoría aunque a efectos prácticos es gestionada en diversas ocasiones por la comunidad de montes de Noalla. Así, el abogado de la Comunidad de Montes de Noalla, Calixto Escariz, defiende que sus usos tanto con los kioskos como en las instalaciones demuestran que debe ser “clasificado como terreno comunal”. Escariz incidió durante la vista en más de una ocasión el objeto del litigio en este caso se centra en “la parcela B, que es todo el monte de A Lanzada menos el dominio público terrestre”.

En la vista también se personaron las comunidades de montes de San Vicente y San Martiño, así como los concellos de O Grove y Sanxenxo. El abogado de la defensa de San Vicente aportó un informe de un ingeniero para “demostrar” que la parcela objeto de la demanda cuenta con 1.400 metros cuadrados de más que corresponderían al colectivo meco y lo achaca a un error de apreciación en el deslinde por parte del perito de la Comunidad de Montes de Noalla. Más vehemente en su exposición se mostró el abogado de la comunidad de montes de San Martiño, Bruno Fernández, que se opuso de forma clara a la clasificación de esas parcela como de man común y defiende que “la totalidad de la parcela A, y gran parte de la B, esta formada por el istmo de A Lanzada, con su afamada playa y un sistema dunar, espacios de alto valor ecológico, por lo que la mayor parte de su extensión a día de hoy ha sido incluida dentro de la Red Natura, siendo incompatible con los aprovechamientos que propugnaban las demandantes”.

Así lo defendió también el ingeniero Gonzalo Méndez Martínez en un informe en la que aseguraba que esa zona es también de “dominio público marítimo terrestre porque pertenecía al tómbolo”. El letrado pedirá en las conclusiones como ya avanzó que se desestimen los recursos presentados por la Comunidad de Montes de Noalla y el Concello de Sanxenxo. Ambas partes presentaron testigos, comuneros y vecinos de Noalla, y peritos con sus pertinentes informes encargados por las comunidades de montes presentes.

Un as en la manga

A la salida del juicio, el abogado de la defensa de los comuneros de Noalla, Calixto Escariz, aseguró que ya existe un informe del Concello de Sanxenxo que garantizaría la clasificación de esa parcela como de man común ya que la administración local está dispuesta a cederlo si la comunidad de Montes de Noalla la reclama.

Comentarios