Los problemas se agravan en Santa Mariña: raíces que rompen sepulturas y falta de cuidados al BIC

El concejal de Patrimonio, Xurxo Charlín, ante las placas con los caídos de Falange instaladas en la iglesia parroquial | g.salgado

Cambados carece de un cementerio municipal y el Concello lleva años intentando alcanzar un acuerdo con la Iglesia para que le ceda Santa Mariña; también para una correcta conservación de las ruinas declaradas BIC. Pero “o Arzobispado non está disposto a renunciar aos seus bens nin sequera en beneficio dos veciños”, explica la alcaldesa, Fátima Abal. Y es que lo que empezó por una sencilla necesidad de mantenimiento, con los años se está traduciendo en problemas más graves.

En la parte vieja hay usuarios en un limbo legal porque son concesionarios y no titulares de las tumbas y hay familias que pueden ser desalojadas –aunque no hay riesgo inminente–. Pero además el gobierno asegura que la institución no se está haciendo cargo de un correcta conservación y hay árboles creciendo desmedidamente cuyas raíces están rompiendo tumbas. Tampoco del monumento, que ya tienen una importante carga vegetal en la zona más próxima al nuevo, lo que puede provocarle daños.

Abal y el concejal de Patrimonio, Xurxo Charlín, explican que tienen las manos atadas. “Non é da nosa propiedade e non podemos facer nada. No caso das árbores poderiamos talar as que estean mal ou as ponlas que xa crecen sen descontrol nalgunha zona, e porque xa viñeron veciños pendídoo, pero retirar as raíces son palabras maiores, non é da nosa competencia”, explica la alcaldesa. Aún así, el Ayuntamiento asume como mínimo dos limpiezas anuales.

Esto y otras cuestiones como la apertura y limpieza de los baños, que es una lotería y molesta bastante a los vecinos, son cuestiones que competerían entonces a los usuarios, pero en la parte vieja existe ese problema de falta de títulos habilitantes. La comisión vecinal que intentó en su día solucionarlo, y hoy está sin riendas, tampoco consiguió que el Arzobispado les transfiriera la propiedad para animarles a pagar unas tasas con las que contratar una empresa, como se hace en otros camposantos.

A este respecto, la alcaldesa Abal matiza que aunque la Iglesia en ningún caso tiene la idea de hacerlo, hay “temor” entre algunas familias de que llegado el momento se desentierren a sus parientes para cederlo a otros. Y la cosa empeorará con los años porque “van faltando os maiores e as novas xeracións non saben nin quen esta aí, nin de quen é responabilidade”, añadió. Y en una situación similar está Fefiñáns, así que, pensando en los vecinos, “haberá que volver a reunirse para tratar de chegar a unha solución”.

Cabe recordar que el Arzobispado respondió a su petición de transferir la propiedad con un convenio de cesión por 50 años y con unas condiciones “inasumibles” como llevar el registro de las defunciones o contratar a alguien para limpiar y abrir, sin ser suyo. “Xa sería o lóxico simplemente polo feito de que hai un BIC que protexer”, añadió Abal. 

Los problemas se agravan en Santa Mariña: raíces que rompen sepulturas y falta de cuidados al BIC

Te puede interesar