sábado 17.08.2019

Reportaje | Las cistas de Riasón revelan restos de madera únicos de hace 4.000 años

La excavación arqueológica de las tres cistas documentadas en Riasón (A Illa) ha sacado a la luz restos estructurales de madera que podrían estar datados hace 4.000 años. La conservación fue posible gracias a la condición intermareal del yacimiento y ha sorprendido a los investigadores.

Un momento de los trabajos arqueológicos en la zona y el detalle de la estructura mejor conservada | cedidas  / Gabinete de Arqueoloxía
Un momento de los trabajos arqueológicos en la zona y el detalle de la estructura mejor conservada | cedidas / Gabinete de Arqueoloxía

Los arqueólogos han terminado la excavación que  en las últimas dos semanas han centrado en las tres cistas o estructuras pétreas documentadas en punta Riasón, en A Illa de Arousa. Las dos más deterioradas han sido retiradas para analizar sus estructuras en laboratorio, mientras que se ha hecho una actuación de conservación en la tercera, cubriendo el entorno, a fin de protegerla lo más posible de la acción de la erosión marina.

La directora de la intervención, María José Bóveda, explicaba esta semana que ha causado auténtica “sorpresa” en el equipo la aparición de restos de madera en las cistas retiradas. Se cree que podrían haber formado parte de la estructura de las pequeñas cámaras funerarias, a modo de cuñas. Con todo, será necesario esperar al análisis de laboratorio para confirmar su origen y su datación exacta aunque todo apunta a que pertenecerían, como las cistas, al Calcolítico o a la Edad del Bronce.

Sin parangón

Bóveda ilustraba que existen pocos ejemplos de yacimientos antiguos en los que aparezca madera porque la acidez del suelo termina descomponiéndola. No obstante, la situación de las cistas de Riasón, en zona intermareal y, por tanto, inundable, ha permitido rebajar la acidez, permitiendo la conservación.

Hay pocos ejemplos de algo así en Galicia. Bóveda recordaba el caso de las salinas de Vigo, donde también se conservó madera, aunque en este caso de la época romana. En Riasón, en lugar de 2.000 años, hay que retroceder en la datación cuatro milenios.

Adornos de metal

En el interior de las cistas removidas han aparecido también elementos de ajuar funerario, destacando dos pequeños aros de metal. Se ha extraído, además, gran parte del sedimento del interior, que ahora será también analizado.

Concluido el trabajo de campo, el equipo investigador tendrá por delante unos dos meses más, para estudiar todo el material extraído e información recopilada, que será posteriormente volcada en los informes finales de la intervención arqueológica.

La Consellería de Cultura fue la promotora del proyecto, ante la urgencia por estudiar el conjunto debido al rápido deterioro causado por la erosión litoral. La inversión para esta actuación superó los 15.000 euros.

Las cistas de punta Riasón fueron datas por primera vez en 2005, al quedar las piezas de piedra al descubierto por la acción del mar. En los últimos meses también se ha excavado la Mámoa 4 o dolmen principal del islote de O Areoso.

Comentarios