martes 24/11/20

Ribadumia estima en 75.000 euros el ahorro anual tras la nueva gestión de impuestos

En el primer ejercicio del servicio, la reducción fue de 50.000 euros, pero el gasto incluyó la puesta en marcha

El alcalde, David Castro, durante un Pleno | g. s.
El alcalde, David Castro, durante un Pleno | g. s.

El Concello de Ribadumia ha hecho balance de los primeros meses de funcionamiento del nuevo sistema de gestión y liquidación de impuestos y tasas municipales, tras renunciar a su administración a través del servicio provincial del ORAL. Según indican desde la entidad local, el ahorro anual estimado a partir de ahora será de unos 75.000 euros.


En 2018, el ahorro conseguido con este nuevo sistema recaudatorio fue de unos 50.000 euros, pero desde el Concello destacan que hay que tener en cuenta que la cifra fue inferior debido a que también hubo que hacer frente a los gastos derivados de la puesta en marcha del servicio. Costes que, lógicamente, ya no se repercutirán en años sucesivos. La inversión total en 2018 para este servicio municipal de gestión tributaria fue de 41.504,95 euros. 


En cuanto a los impuestos en sí, Ribadumia recaudó un total líquido de 1,5 millones de euros, correspondientes a las tasas por vehículos, basura, IBI urbano y rústico, agua y actividades económicas. “A estes datos hai que engadir que o total do cargo líquido que xestionou a ORAL en 2017, era de 1.094.823,82 de euros, o que supón un incremento respecto a 2018 de 445.930,78 euros”, puntualizan desde la administración local. Un incremento, en todo caso, que “non é debido a un maior número de impostos ou a unha subida dos tipos impositivos, pero si vén derivado dunha mellor xestión e máis próxima, o cal facilita a comunicación cos veciños”. 


A respecto del total recaudado en periodo voluntario de pago para los vecinos, el Concello ingresó una media del 87,61 %, unos 1,3 millones de euros. El Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE) fue el que mayor recaudación voluntaria ha generado, con un 97,32 % de su total. El Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) rústico fue, por contra, el que menos pagos voluntarios tuvo, un 76,97 %.

Comentarios