domingo 22.09.2019

O Salnés inicia una vendimia temprana y sin presiones debido el buen tiempo

El calor de las últimas semanas ayudó a reducir la acidez y en firmas como Martín Códax ya están en plena recolecta
La cooperativa Bodegas Martín Códax inició ayer la recogida de uva de sus socios; es de las pocas que empezó ayer y la recolecta se generalizará en estos días | gonzalo salgado
La cooperativa Bodegas Martín Códax inició ayer la recogida de uva de sus socios; es de las pocas que empezó ayer y la recolecta se generalizará en estos días | gonzalo salgado

La vendimia de la Denominación de Origen Rías Baixas ha empezado en la subzona de O Salnés de manera escalonada. Algunas bodegas arrancaron la semana pasada en parcelas específicas y con recogidas para elaboraciones especiales como los espumosos cuya producción, si bien crece, representa una pequeña parte de su amplio catálogo de productos. De hecho, el grueso de los trabajos comenzará esta semana y ganará  intensidad a partir del fin de semana, con una duración media estimada de dos semanas. Así las cosas, a día de ayer, a penas una decena de bodegas habían empezado a recoger fruto; entre ellas la cooperativa Bodegas Martín Códax. Y en cuanto al estado de la uva, los técnicos coinciden en señalar que los últimos días de calor de agosto han permitido alcanzar una maduración óptima a tiempo pues todo lo que sea aproximarse a finales de septiembre supone riesgo de lluvias. De hecho, este año se ha empezado antes con respecto a anteriores.

Miguel Tubío, director técnico de Martín Códax, explicó que les preocupaba que la acidez del fruto fuera muy elevada, pero las elevadas temperaturas de estas últimas semanas han ayudado a la maduración óptima y han conseguido reducirla a los parámetros deseados. De hecho, “aparentemente, a colleita pinta moi ben”, añadió. La firma cambadesa ya trabajaba ayer a pleno rendimiento recibiendo las aportaciones de sus socios y colaboradores, es decir, una 500 familias. 

Situación homogeneizada
El año pasado empezaron a mediados de mes, pero gracias a las buenas condiciones climatológicas se han adelantado en lo previsto y esperan que sea una vendimia “tranquila e cómoda”. Y es que además la situación de las parcelas es bastante más homogénea que en otras ocasiones. “Sempre hai certo desfase entre parcelas máis tempranas e outras máis retrasadas, pero este ano non e o traballo farase máis de corrido”, explicó. Pero además, las previsiones meteorológicas para las próximas dos semanas son de ausencia de lluvias con lo cual, los viticultores podrán trabajar sin la presión de otros años. 

En la firma de Cambados esperan tardar dos semanas en vendimiar y en la otra gran cooperativa de O Salnés, Condes de Albarei, calculan una semana más, aunque, como siempre, esto no es una ciencia cierta y, como su propio nombre indica, las predicciones no dejan de ser eso, así que programar una vendimia siempre es cuestión de “xestionar os tempos e as condicións climáticas”, apuntó el director técnico de Martín Códax. Una labor cada vez más complicada si se quiere precisión  debido al cambio climático. Tubío indicó que basta con consultar la hemeroteca para comprobar que “todos os anos estamos batendo algún récord, xa sexa de anos frescos, cálidos, chuviosos... De feito, este xuño foi o máis frío dende que hai rexistros e todo iso fai que as añadas sexan diferentes”. Y, aunque todavía es pronto, el técnico avanzó que se esperan vinos “con moita tipicidade e ao mesmo tempo con madurez”, gracias al verano fresco que se ha registrado. 

Menos kilos, pero sin escasez
Y en cuanto a la cantidad, cabe recordar que la previsión de los técnicos de la DO es alcanzar los 36,6 millones de kilos, con una merma de un 5% con respecto a la de 2018 y que podría ser más elevada. En el caso de Martín Códax ya se preveía en torno al 10% y, según Tubío, se podría llegar finalmente al 20%, pero le restó importancia. Y es que no se puede hablar de escasez, aseguró. “Hai menos uva si, pero claro, vimos de dúas colleitas extraordinarias –se alcanzaron los 38 millones de kilos– entón hai menos, pero falamos igualmente dunha colleita abundante”, explicó Alberto Barral, técnico de campo y responsable de viticultura de Condes de Albarei.

En su caso empezarán a recoger el fruto de los socios a partir del viernes porque “a uva todavía precisa uns catro días de maduración e como está en bo estado sanitario e non hai previsións de choiva, preferimos esperar”, explicó. También comenzarán entonces en Pazo Baión (Vilanova de Arousa) pero con otra metodología de trabajo pues van parcela por parcela, según la maduración del fruto pues dentro de la finca hay mucha diferencia entre los viñedos debido a su orientación, suelos, etc. 

El Consello Regulador también está listo para inspeccionar el trabajo de las bodegas y sus veedores empezarán a recorrer las 183 inscritas en estos días. Cabe recordar que es su responsabilidad velar por el origen del vino en todas sus fases y esta es fundamental. La recolecta ganará intensidad con los días y sobre todo el fin de semana cuando las familias aprovechan los días de descanso para vendimiar.

Comentarios