sábado 31/10/20

Servicios e industria compensan el paro del último lustro en construcción, pesca y agro

Ni el mar, ni la huerta. Lo único que ha resistido firme y sostenidamente el envite de la crisis en el último lustro en O Salnés ha sido el sector servicios, lo que, unido a lo que parece el repunte de la actividad industrial, compensan la destrucción del empleo en el resto de sectores y dejan el balance de los últimos años en positivo.

Formación en hostelería en la comarca, uno de los campos que más trabajo oferta	d.a.
Formación en hostelería en la comarca, uno de los campos que más trabajo oferta d.a.

Ni el mar, ni la huerta. Lo único que ha resistido firme y sostenidamente el envite de la crisis en el último lustro en O Salnés ha sido el sector servicios, lo que, unido a lo que parece el repunte de la actividad industrial, compensan la destrucción del empleo en el resto de sectores y dejan el balance de los últimos años en positivo. Así lo revelan los últimos datos de afiliación a la Seguridad Social hechos públicos esta semana por el Instituto Galego de Estatística referentes a la comarca, con valores correspondientes a diciembre de 2016.
Si se toma como referencia diciembre de 2012, el descenso más acusado siguió siendo en la construcción: De 2.891 afiliados a 2.794. Si la referencia se toma tan solo unos meses antes, desde octubre de 2011, la merma supera con creces el millar de empleados que se quedaron por el camino, a lo que hay que sumar la particular caída libre al inicio de la recesión, en los años 2008 y 2009. 

mar y campo
Aunque el mar y el campo continúan siendo el refugio de muchas familias en O Salnés, el saldo laboral de este sector primario es también negativo en el periodo de referencia, aunque el último dato vuelve a ser ya más cercano al de inicio: De los 4.652 afiliados al cerrar 2012 a los 4.622 del mes pasado.

servicios e industria
Los servicios son clave para variar la gráfica. De los 22.182 afiliados al final de 2012 se pasa a 24.039 hace apenas semanas. La industria, por su parte, registra en estos años una tendencia a la recuperación. Partió de los 4.728 afiliados al principio de la serie y el último dato es de 5.328.
Estos dos incrementos en sendos grupos logran compensar la caída de los otros y, así, el saldo total de afiliados pasó de 34.542 a 36.814 en la comarca en todo el periodo. 
La tendencia de estos cinco años, por tanto, es clara: Más salida de la construcción, lento abandono del mar y el campo, avance de la industria y huida hacia los servicios, negocios propios y empleos en hostelería.

Comentarios