• Jueves, 20 de Septiembre de 2018

Vilanova y A Illa pactan alternativas viarias a los atascos hacia las playas

Los ayuntamientos de Vilanova y A Illa pondrán en marcha este fin de semana nuevas medidas viales destinadas a intentar aliviar los atascos que cada verano, desde hace varios años, colapsan el puente isleño

Vilanova y A Illa pactan alternativas viarias a los atascos hacia las playas

Los ayuntamientos de Vilanova y A Illa pondrán en marcha este fin de semana nuevas medidas viales destinadas a intentar aliviar los atascos que cada verano, desde hace varios años, colapsan el puente isleño y la carretera vilanovesa que lo enlaza por A Pantrigueira.
Se trata de carreteras que cada fin de semana o festivo durante la canícula se saturan con largos embotellamientos de vehículos debido a los accesos y salidas de las playas. La situación ha sido tal que ha llevado a los alcaldes de ambos municipios a reunirse y buscar mejoras juntos.
Lo hicieron esta semana, en una cita a la que también acudieron agentes de las Policías Locales de ambos municipios, para tratar de encontrar soluciones, si no totales, al menos paliativas.
Señalización
Los regidores anunciaron que, con carácter inmediato y de cara ya a este próximo fin de semana, quedarán instaladas señales que marcarán entre cinco y seis salidas o carreteras secundarias de acceso hacia la general Vilagarcía-Cambados (PO-549) y la Vía Rápida, arterias a las que conduce el vial de A Pantrigueira.
La idea es que los conductores que salgan del puente o quieran acceder a él no vayan todos por la misma carretera, sino que hagan uso de las alternativas disponibles. La principal, la calzada de O Terrón, que a su vez tiene al menos dos salidas principales hacia la PO-549: Por el cruce de A Molinera y por el de los semáforos.
Otros cuatro o cinco viales existentes “a uno y otro lado” de la carretera de A Pantrigueira, recordó el alcalde de Vilanova, Gonzalo Durán, permiten igualmente acceder al mismo ramal principal.
Durán evidenciaba que “el puente es único y con eso no hay nada que podamos hacer, pero sí hay alternativas después”, referidas al paso de los automóviles por Vilanova.
Por su parte, el regidor isleño, Carlos Iglesias, considera que la medida, una vez se popularice, podrá suponer “un antes e un despois”. Ambos destacaron lo positivo del aumento de afluencia turística a O Salnés, sobre todo en los últimos “cinco anos”, pero también que estos embotellamientos pueden derivar en situaciones de riesgo, sobre todo en A Illa, con un único vial de acceso. Ambos agradecieron la recíproca colaboración a nivel municipal. l