jueves 02.07.2020

Piden al juzgado responsabilidad civil para los empresarios del geriátrico

El sindicato CIG y alrededor de una treintena de exempleados de la Residencia Valle-Inclán han presentado un escrito en el Juzgado Mercantil número 1 de Pontevedra en el que piden que el concurso de acreedores de Viajes Silgar .

Una de las concentraciones ante el centro vilanovés	e. moldes
Una de las concentraciones ante el centro vilanovés e. moldes

El sindicato CIG y alrededor de una treintena de exempleados de la Residencia Valle-Inclán han presentado un escrito en el Juzgado Mercantil número 1 de Pontevedra en el que piden que el concurso de acreedores de Viajes Silgar —empresa ligada al geriátrico— sea declarado culpable y que se exija a los empresarios indemnizaciones por responsabilidad civil.
Exigen, además, que el administrador único, Francisco Rodríguez Janeiro, y el apoderado Enrique Martínez Núñez, sean inhabilitados durante 15 años.
Lo hacen convencidos de que la gestión empresarial desde la entrada en concurso “agravou colosalmente a insolvencia” de la entidad, situación que, recuerdan, definiría justamente la declaración del concurso como culpable.
Apuntan a la supuesta “falta de colaboración” de la parte empresarial o deudora, situación agravada por las “ilegalidades desenvoltas en material laboral”, con “importantes sancións e sentenzas condenatorias”. Estas obligan a declarar los despidos no ya como improcedentes, sino como nulos, al entender que se prescindió de al menos 29 empleados “sen acudir ao procedemento previsto de despedimento colectivo” y que en muchos casos supone y supondrán nuevas indemnizaciones que tendrá que afrontar la empresa.
Pero más allá de estas supuestas “ilegalidades” laborales, en el escrito entregado al juzgado, la parte social señala al movimiento de empresas y capital que ya venían denunciando en los últimos meses.
Sostienen que la concesión autonómica para la actividad de residencia se da a Viajes Silgar, aunque “numerosas probas indican que a actividade económica está a exercela a mercantil Nurtime”, por lo que concluyen que habría ingresos que podrían estar escapándose a la contabilidad del concurso.
Para intentar acreditarlo, se remiten a un acta de infracción de la Inspección de Trabajo del pasado julio, donde dice que “se comprueba que desde mayo de 2013 hasta el 23 de julio, los siguientes 46 trabajadores de la empresa referida Viajes Silgar SA han sido traspasados a la empresa Nurtime”. También aportan una circular que la propia residencia remitió a los familiares de usuarios y en la que consta el cambio de la firma gestora en favor de la misma Nurtime para, a continuación, recordar un informe de la Xunta en el que se asegura que el concierto para el aporte de fondos públicos fue firmado con Viajes Silgar y no consta ninguna solicitud de cambio.

Comentarios