sábado 30.05.2020

La Xunta tramita la máxima protección para el árbol más antiguo del bosque del Pazo de Fefiñáns

El centenario fresno de hoja estrecha crece junto a la muralla, mide más de 21 metros y tiene un perímetro de 3,5 
Vista del fresno de hoja estrecha del bosque de Fefiñáns | gonzalo salgado
Vista del fresno de hoja estrecha del bosque de Fefiñáns | gonzalo salgado

La Consellería de Medio Ambiente tramita la inclusión del árbol más antiguo del bosque de Fefiñáns en el Catálogo galego de árbores senlleiras y lo hace a instancias de los propietarios del pazo, que quieren para él la máxima protección. Se trata de un fresno de hoja estrecha de 21 metros de altura ubicado junto a la muralla y cuya antigüedad supera con creces el siglo. 

La promotora de la solicitud, Ángela Gil de la Peña, explica que el principal objetivo es salvaguardarlo de posibles y futuras tentaciones de tala de este ejemplar de “alto valor ecológico y por su antigüedad”. 

En la documentación remitida a la Xunta y firmada por una historiadora se señala que el fresno, con 21 metros de tronco y 3,5 de perímetro, tendrá cerca de 150 años de existencia. Pero podrían ser más; incluso ir casi a la par de la construcción del Pazo de Fefiñáns, aunque nadie puede asegurarlo y serán los expertos quienes determinen su edad exacta. “Se decía que se plantaron unos “freixos” tras terminar las obras, con lo cual estaríamos hablando del siglo XVII, pero no hay documentación para demostrarlo”, apunta Gil de la Peña. 

La propiedad sí tiene claro que es el árbol más antiguo del centenario bosque de Fefiñáns; un hermoso paraje escondido entre las murallas de la finca donde se esconden otras especies y ejemplares dignos de mención y también de catalogación, aunque “poco a poco”, señaló la cambadesa para recordar a continuación que tienen catalogado un sauce ubicado en Xafardán (Vilanova), en los viñedos de la bodega familiar Gil Armada. Ella misma destaca los antiguos carballos o los ruscus nacidos muy próximos a ellos y típicos de “bosques atlánticos muy antiguos”, explica. También está su conocido camino de buxos y dos enormes loureiros, centenarios también. 

Con todo, Gil de la Peña señala que la histórica propiedad nunca contó con un jardín propiamente dicho; las especies existentes fueron plantadas por sentido práctico. “Esto era una huerta, había maíz, patatas, etc. Y el bosque eran principalmente carballos y buxos para leña”, relata. Eso sí, en su opinión, se trata de un valor a proteger teniendo en cuenta la gran presencia de especies autóctonas por las que, considera, se debe apostar más. 

La Xunta ha abierto ahora un plazo de 20 días para los interesados en presentar reclamaciones u observaciones a la catalogación del fresno de Fefiñáns como ejemplar protegido. Una vez concluido el trámite entrará a formar parte de este registro público de carácter administrativo en el que se incluyen ejemplares merecedores de protección en atención a sus características excepcionales. “Trátase dunha ferramenta aberta e en constante actualización”, recordaron fuentes autonómicas. El catálogo se creó en 2007 bajo la gestión de la Dirección Xeral de Patrimonio y en la actualidad hay registrados 190 elementos en toda Galicia. De Cambados ya están incluidas dos grandes araucarias ubicadas en viviendas del casco antiguo.

Comentarios