lunes 09.12.2019

Rescatada una niña que se prostituía para comprarle alcohol a su madre

La Policía Nacional arrestó en Almería a tres personas y liberó a una menor de 13 años de edad que se prostituía en el Paseo Marítimo de la capital para mantener a su hermano de 9 años de edad, así como para comprar alcohol y tabaco a su progenitora, quien consentía esta situación, según la investigación.

La Policía Nacional arrestó en Almería a tres personas y liberó a una menor de 13 años de edad que se prostituía en el Paseo Marítimo de la capital para mantener a su hermano de 9 años de edad, así como para comprar alcohol y tabaco a su progenitora, quien consentía esta situación, según la investigación.

La Comisaría Provincial informó de que la menor tenía encuentros sexuales con hombres adultos a cambio de 15 euros para poder responsabilizarse de su hermano pequeño. Un hombre de 59 años y con antecedentes por abusos sexuales a menores fue detenido por un presunto delito de corrupción de menores, ya que habría mantenido relaciones con la víctima en varias ocasiones.

La investigación se inició a raíz de una información confidencial acerca de una mujer que ofrecía a hombres la compañía de su hija de 13 años de edad a cambio de 15 ó 20 euros, alcohol, tabaco o comida.

El inspector encargado de la Unidad Contra Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentaless (Ucrif) en Almería, Daniel Pérez, señaló que la investigación arrojó detalles que indicarían que la mujer tenía a sus hijos “en situación de abandono”, de forma que la niña era “maltratada” si no llevaba al domicilio familiar comida o alcohol, al cual la mujer tiene una fuerte adicción.

Libertad con cargos

El responsable de la operación, recordó que la madre quedó en libertad con cargos acusada de un presunto delito de abandono de familia y se le impuso una orden de alejamiento sobre los dos menores, cuya salvaguarda pasó a manos del Gobierno andaluz.

En este sentido, explicó que la progenitora prestaba “implícitamente” a su hija “para conseguir alcohol” y “utilizaba a la chica como moneda de cambio”, si bien de las actuaciones practicadas no se derivó que tuviera “un conocimiento preciso” de lo que ocurría, puesto que “estaba alcoholizada”.

El mando también señaló que si bien los primeros indicios apuntaban a que la menor podría haber recibido cuantías de entre 15 y 20 euros por sus servicios, las vigilancias enmarcadas en el operativo y otras medidas de investigación permitieron comprobar que la niña actuaba “por comida” en contraprestación a sus acompañamientos.

Así, el hombre de 59 años que ingresó en prisión preventiva por presuntos abusos y corrupción de menores y al que le constan antecedentes por delitos similares, “iba al supermercado a comprarle comida” a la niña, quien a su vez se la “llevaba a la madre”. “La chica estaba con él y después iban y compraban comida en el supermercado”, indicó.

El inspector señaló que tanto la chica como su hermano pequeño “deambulaban por el Paseo Marítimo”, donde ella “frecuentaba adultos” y “subía a inmuebles con adultos”. La investigación fue puesta en conocimiento de la Fiscalía en una fase indiciaria, en la que se investigaba únicamente presuntos abusos sexuales a la menor.

Con ello, fue a los pocos días de vigilancia cuando se optó por intervenir para evitar que la niña pudiera sufrir más daño, con lo que los agentes detuvieron al hombre de 59 años en su domicilio poco después de que recogiera a la niña en la calle y la subiera a su vivienda.

Con posterioridad, los agentes también detuvieron a un hostelero de 32 años, quedó en libertad con cargos por un presunto delito contra los derechos de los trabajadores, al conocer que contrató a la menor por cinco euros al día. n

Comentarios