sábado 29.02.2020

Caldas finaliza las obras de rehabilitación de 26 viviendas situadas en el casco histórico

Las actuaciones permitieron mejorar su habitabilidad, así como actuar sobre su mantenimiento  y conservación
Una de las viviendas rehabilitadas durante la última fase | concello
Una de las viviendas rehabilitadas durante la última fase | concello

El Concello de Caldas, a través de la Oficina Municipal de Rehabilitación de la ARI, gestionó obras en un total de 26 viviendas situadas en el casco histórico del municipio. Los trabajos ya finalizaron y la imagen renovada que muestran los inmuebles se encuentra ya expuesta.

Las obras fueron subvencionadas en base al congenio firmado entre el Concello con el Ministerio de Fomento y el Instituto Galego de Vivenda e Solo. El alcalde, Juan Manuel Rey, expresó su satisfacción con esta fase de reformas y destacó la “oportunidade” que suponen las ayudas para la regeneración urbana de la villa y para generar “dinamismo económico”.

Los trabajos de acondicionamiento afectaron a edificios de las parroquias de Santo Tomé y Santa María, declaradas ARI en 2017. El presupuesto para estos proyectos alcanzó los 154.966 euros, según informan desde el Concello de Caldas.

Todos los proyectos fueron ya entregados al IGVS para que proceda a su cualificación y el Concello pueda así ejecutar los pagos a los promotores. La totalidad de las actuaciones contó, además, con una bonificación del 95 por ciento en el Impuesto sobre Construcións, Instalacións e Obras.

Nueva fase

Las obras de rehabilitación en los edificios históricos continuarán en Caldas. Desde el gobierno local socialista anuncian una nueva fase del plan subvencionado que beneficiará a otras cuarenta viviendas de la localidad. La puesta en marcha de las ARIs permitió la delimitación de los cascos históricos de los municipios y su regeneración, mediante la recuperación de edificios que permanecían en estado ruinoso. Para ello, es necesario que confluyan las intenciones de los propietarios de los edificios. Y es que, para poner en marcha este tipo de actuaciones es necesario disponer de una cierta cantidad de dinero, ya que son subvencionables a un tanto por ciento. En cualquier caso, este convenio cuenta con numerosas ventajas, además de la bonificación en el ICIO los propietarios podrán disponer de un presupuesto a mayores para acondicionar sus edificios. También es beneficioso para las administraciones, que tienen así una oportunidad para regenerar sus centros históricos, importantes núcleos de atracción de turistas. En Caldas, son ya varios los planes que se pusieron en marcha.

Comentarios