La firma metalúrgica STAC compra la antigua Cedonosa para dotarla de actividad

Las instalaciones de Cedonosa –que cerró cuando tenía a más de 80 trabajadores en activo– agonizan desde hace más de una década | gonzalo salgado


F. Frieiro-O.Bouza


La parcela y las instalaciones que en su día ocuparon la fábrica Cedonosa de Catoira tendrán pronto una nueva actividad tras más de una década cerradas a cal y canto. La firma metalúrgica STAC –ubicada en el polígono industrial de A Picusa, en Padrón, y participada por el Grupo Cortizo– es la nueva propietaria de la vieja factoría de gres. Fuentes próximas a las negociaciones –que se han llevado a cabo en varias reuniones en los últimos meses– apuntan a que la firma empresarial presentará pronto el proyecto de actividad que tiene pensado para la antigua empresa catoirense. En él figurará no solo la citada actividad a desarrollar, sino también el número de empleos directos e indirectos que tienen previsto generar y también el impacto económico que el desembarco de un gigante como STAC-Cortizo tendrá no solo en Catoira, sino en las tres comarcas arousanas.


La mediación del gobierno local catoirense de Alberto García ha tenido un papel importante a la hora de lograr que STAC optase por la compra de los citados terrenos, con calificación de superficie industrial y aptos por lo tanto para poder ubicar actividad empresarial.


Cabe recordar que Cedonosa (dedicada a la fabricación de gres) cerró definitivamente sus puertas en el año 2009, herida de muerte por la crisis de la construcción y dejando a la calle a más de 80 trabajadores, pese a la lucha titánica de estos para intentar evitarlo. El hundimiento de la empresa fue letal para la localidad, que perdía así uno de sus principales motores económicos.


Fue años después, en 2017, cuando la firma Urtain Lider adquiría las naves –que llegaron a ser tasadas en su día en más de siete millones de euros– por 300.000 euros en unos terrenos que ocupan una superficie aproximada de cuatro hectáreas. En aquel entonces se hablaba de que Urtain Lider no era una firma consagrada en el mercado, de ahí que ya se creyese que era una “herramienta legal de compra” detrás de la cual se encontraba una firma más potente. Y es que cabe recordar que además de los 300.000 euros de la compra la firma asumía el pago de una deuda millonaria.


La recuperación industrial en la zona de Cedonosa es –en todo caso– un revulsivo económico para la localidad vikinga. De hecho en su día la firma en ese punto llegó a tener 700 trabajadores.


Para recuperar la actividad en la antigua firma –con las naves en estado ruinoso– es necesaria una inversión importante. STAC es una firma (al igual que el Grupo Cortizo) vinculada a la metalurgia y se dedica a la fabricación de accesorios, manillas y herrajes tanto a nivel nacional como internacional.

La firma metalúrgica STAC compra la antigua Cedonosa para dotarla de actividad

Te puede interesar