jueves 26/11/20

El 91 % de la plantilla de Carsa acepta dos años de ERTE y los 15 despidos ya ejecutados

Un total de 135 trabajadores votó “sí” al preacuerdo alcanzado por cinco delegados y solo hubo uno en contra
Parte de la plantilla de la carrocera Carsa el día que se ejecutaron los despidos | mónica ferreirós
Parte de la plantilla de la carrocera Carsa el día que se ejecutaron los despidos | mónica ferreirós

El 91 % de la plantilla de Carsa, ubicada en el polígono industrial de Bamio, ratificó con su voto en urna el preacuerdo alcanzado entre cinco delegados de la CIG del Comité y la dirección de la firma carrocera en el que se acatan los 15 despidos ejecutados hace unas semanas y se acepta un ERTE de dos años de duración. Las votaciones se realizaron ayer en dos tandas y arrojaron un resultado de 135 votos a favor, uno en contra y dos en blanco. Nada más hacerse el recuento se formalizó la firma del acuerdo entre los cinco miembros del Comité y la empresa. El ERTE tiene una duración de dos años, es de suspensión en función de la carga de trabajo que tenga la empresa y empezará a aplicarse a partir del día 30 de este mes de forma progresiva. 

El presidente del Comité de Empresa, Roberto Ferreira, explicaba ayer tras el recuento que “queda evidenciado nos votos que os cinco delegados o que fixemos foi firmar o que nos pedían os nosos compañeiros. O noso é un voto máis e a maioría foi a que falou”.

Y es que cabe recordar que la segunda reunión para llegar a un acuerdo celebrada el jueves terminó solo con estos cinco delegados sentados a la mesa después de que los propios asesores del sindicato CIG y los delegados de CCOO y asesores abandonasen el encuentro al no estar de acuerdo con acatar los despidos. Roberto Ferreira insistía ayer en que el preacuerdo se alcanzó después de varias asambleas con la plantilla en las que se trasmitía la intención de “salvar o barco” y no ir a una huelga indefinida que muchos consideraban totalmente lesiva para la empresa”.

Así pues en el acuerdo también se mantiene el compromiso del calendario de prejubilaciones que ya estaban firmadas hasta diciembre de 2022 y una serie de complementos para compensar ligeramente la pérdida de poder adquisitivo de la plantilla los días de suspensión que se vayan al paro. Además también se firmó la creación de una bolsa de empleo en la que podrían estar los trabajadores despedidos para echar mano de ellos en caso de que haya producción.

Cabe recordar que las aguas ya empezaron a ir revueltas en Carsa a finales del mes de septiembre cuando hubo una serie de reuniones informales entre el Comité y la empresa para aplicar una serie de medidas a cambio de no ejecutar despidos. Esas medidas pasaban por reducir en una hora la jornada laboral de la plantilla y en aplicar un ERTE en función de la carga de trabajo. Esa propuesta de la dirección fue sometida a asamblea y la mayoría -aunque con un resultado bastante igualado- votó en contra. Así la empresa procedía a despedir a 15 personas. Ayer el presidente del Comit´´e Roberto Ferreira valoraba esa votación incidiendo en que “igual o resultado foi en contra da proposta da empresa porque había a alguén que lle interesaba ese resultado porque quería unha saída incentivada da empresa, por iso lle conviña”.

Comentarios