viernes 7/8/20

Analizan desde cinco bateas de Arousa el origen de la caída del mejillón de la cuerda

Desde las causas de desprendimiento del mejillón en batea, hasta la biodiversidad asociada al mejillón cultivado que compite por el espacio en las cuerdas de cultivo o los cambios.

Imagen de bateas en la ría de Arousa	g. salgado
Imagen de bateas en la ría de Arousa g. salgado

Desde las causas de desprendimiento del mejillón en batea, hasta la biodiversidad asociada al mejillón cultivado que compite por el espacio en las cuerdas de cultivo o los cambios en las condiciones físico-químicas y biológicas y su incidencia en el cultivo. El proyecto de investigación Mytiga que desde septiembre del año pasado lidera el CSIC en Galicia y en el que colabora el Consello Regulador do Mexillón de Galicia se centrará en los riesgos biológicos y ambientales en el cultivo del mejillón en el marco del cambio climático. Las pruebas del estudio se están realizando en cinco bateas de la ría de Arousa de los polígonos: Vilagarcía A, Cambados C, Riveira B, Cambados A y Grove C2. Zonas con las que se cubren toda las partes de la Ría más productiva de mejillón.
La idea es aglutinar diferentes líneas de investigación para profundizar en la problemática del cultivo de mejillón actual y aportar nuevos análisis de datos históricos, que permitirán comprender en mayor medida los cambios ambientales y riesgos asociados para el cultivo de esta especie en Galicia. Al análisis de series históricas de datos físico-químicos y biológicos (fitoplancton tóxico y fauna asociada a las cuerdas de batea) se sumarán ciclos de cultivo experimentales en el medio natural y su monitorización, así como diseños de experimentación en laboratorio para especificar la importancia de determinados factores de interés.
Uno de los retos del proyecto, con una inversión inicial de 130.000 euros, es constatar los cambios en el cultivo en batea en la última década: Se analiza la temperatura del agua, el PH, la salinidad, los nutrientes  y requerirá análisis en laboratorio.
El seguimiento se realizará desde la semilla hasta el tamaño comercial, estudiando, analizando las respuestas del mejillón en la propia cuerda (Pérdida de peso, debilidad de la fijación...) y los cambios observados en el medio.
Cada se 21 tomarán muestras para el seguimiento del crecimiento del mejillón, la fuerza del biso así como la fauna y flora que comparte espacio con el mejillón en las cuerdas el cultivo. Al mismo tiempo distintos sensores medirán de forma continua la apertura valvar del mejillón y el latido del corazón para vigilar la tasa de filtración.

Comentarios