jueves 16.07.2020

Un año y medio más para lograr la integración real entre pueblos

El Concello de Vilagarcía ha renovado la subvención de año y medio con la Xunta de Galicia para sacar adelante el programa de integración con el pueblo gitano. Una propuesta en la que trabaja a diario una educadora social.
La exposición estuvo en la Praza de Galicia con motivo del Día del Pueblo Gitano | gonzalo salgado
La exposición estuvo en la Praza de Galicia con motivo del Día del Pueblo Gitano | gonzalo salgado

La erradicación del chabolismo es uno de los compromisos plenarios adquiridos en el último año en Vilagarcía y que busca, más que nada, la integración entre pueblos. En la capital arousana existen al menos dos asentamientos chabolistas, de ahí que el Concello haya renovado la subvención con la Consellería de Política Social que permitirá actuar un año y medio más con un programa integral de “atención al pueblo gitano”. Así lo ratifican desde Ravella argumentando que el programa integral incluye varios focos de actuación en los que ya se ha ido trabajando previamente, pero en los que todavía falta por hacer.

La acción se desarrolla fundamentalmente entre los habitantes del poblado de Berdón, en Trabanca Badiña. Es allí donde, diariamente, trabaja una educadora social con tareas que tienen que ver que con la educación familiar, el refuerzo educativo con menores o actividades interculturales como la exposición celebrada en el verano en la Praza de Galicia con motivo del Día del Pueblo Gitano. Un año y medio más de subvención permite seguir con este programa y asesorar en economía familiar y en búsqueda de empleo a los habitantes de Berdón.

Lo que está claro es que uno de los aspectos más difíciles en cuanto a integración es el que tiene que ver con el asunto de las denominadas “infraviviendas”. De hecho la educadora social que día tras día trabaja con las familias de este enclave de Trabanca Badiña les asesora en la búsqueda de alquiler con la idea de que vayan abandonando progresivamente las viviendas en malas condiciones que tienen en el poblado. Es esta la pata más complicada de la erradicación, dado que muchas familias están muy asentadas y no acaban de ver la posibilidad de pasarse a vivir en una vivienda normal.

De lo que no cabe duda es de que no solo el Concello ha actuado durante años en su programa de intervención en Berdón. También otras entidades sociales como Cáritas Parroquial que intervienen tanto a nivel educacional con los menores como a la hora de ofrecer becas de estudios para que puedan cursar los diferentes grados. El camino por la integración todavía está por recorrer, pero las acciones desarrolladas han dado ya sus frutos de forma notable.

Comentarios