domingo 12.07.2020

Arousa se desangra en población y acaba el año con medio millar de vecinos menos

La Ría de Arousa no es ajena a la bajada poblacional que, desde hace ya unos años, sufre toda la comunidad gallega. Las tres comarcas influenciadas por la ría arousana perdieron durante el año 2017 más de medio millar de vecinos, una cifra que va “in crescendo”

Las tres comarcas influenciadas por la Ría de Arousa pierden población a medida que pasan los años. Pocos ayuntamientos resisten | g.s.
Las tres comarcas influenciadas por la Ría de Arousa pierden población a medida que pasan los años. Pocos ayuntamientos resisten | g.s.

La Ría de Arousa no es ajena a la bajada poblacional que, desde hace ya unos años, sufre toda la comunidad gallega. Las tres comarcas influenciadas por la ría arousana perdieron durante el año 2017 más de medio millar de vecinos, una cifra que va “in crescendo” a medida que pasan los años. Y es que pocos son los municipios que se libran de la “quema” poblacional que acusa, sobre todo, la baja natalidad.
Así pues los municipios de la comarca de O Salnés sumaban a finales de diciembre (según los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística) un total de 109.882 personas frente a los 109.937 del año anterior. En O Barbanza también sufren una pérdida poblacional e incluso con mayor acuse. En 2017 eran en esta comarca del margen norte de la Ría un total de 66.667 vecinos frente a los 66.940 de hace apenas un año. La sangría también se apodera de la comarca del Ulla-Umia con 34.197 empadronados en 2017 frente a los 34.456 de 2016.
Por municipios
Lo cierto es que la tendencia global a nivel comarcal se traslada también a los concellos que las conforman. De hecho en la Ría solo hay tres concellos que suben en población en el año que acaba de expirar. Son Boiro (18.885 frente a los 18.871 de 2016); A Illa (4.968 frente a 4.909) y Vilagarcía (37.479 frente a 37.283). El resto, todos ellos, pierden en número de vecinos.
Así pues Cambados terminó el año con 13.900 personas (13.977 en 2016); O Grove con 10.746 frente a las 10.758 del año anterior; Meaño con 5.318 frente a las 5.341 de la oleada de 2016; Meis se desploma con 4.788 habitantes frente a los 4.844 de los anteriores doce meses. Por su parte Ribadumia culminó 2017 con 5.081 personas en su padrón frente a las 5.105 de 2016; Sanxenxo lo hizo con 17.241 frente a 17.314 y Vilanova cerró 2017 con 10.361 personas frente a las 10.406 que había registrado al finalizar el año 2016.
En el caso de O Barbanza, con la ya mencionada excepción de Boiro, A Pobra registra 9.440 habitantes frente a 9.525 del año anterior; en Rianxo eran 11.188 a finales de año frente a los 11.295 del anterior y en Ribeira firman 27.154 frente a 27.249.
En Ulla-Umia todos los concellos perdieron población. De hecho esta comarca suma en total de sus siete municipios una población de 34.197 habitantes frente a los 34.456 de finales de 2016. Un gran descenso.

Comentarios