martes 21.01.2020

Los comuneros comienzan a detectar vertidos con amianto en los montes

La mancomunidad de Vilagarcía pide la ayuda de la gallega para hacer frente común contra un problema endémico
Todo tipo de basura aparece distribuida por los montes vilagarcianos, para desesperación de ciudadanos y de comuneros | mónica ferreirós
Todo tipo de basura aparece distribuida por los montes vilagarcianos, para desesperación de ciudadanos y de comuneros | mónica ferreirós

Los vertidos comienzan a ser uno de los problemas más preocupantes de los montes vilagarcianos. Hace ya tiempo que los comuneros vienen denunciando las prácticas “incívicas” de aquellos que se deshacen de muebles, ruedas o incluso restos de obra en plena zona forestal y sin ningún tipo de cuidado, pese a que existe un Punto Limpo y también un servicio de recogida.

La situación se ha agravado en los últimos tiempos, hasta el punto de que, en algunas zonas, se han incluso detectado vertidos con restos de amianto, algo que se registró, por ejemplo, en los montes de Loenzo.

La Mancomunidad de Montes de Vilagarcía se puso manos a la obra para reclamar un frente común contra un problema que se está convirtiendo en endémico. Son varias las actuaciones que se realizaron en su día, como un mapa de vertidos, pero a la hora de movilizar a la administración autonómica para que ponga medidas es donde surge el silencio administrativo.

Por ello, ahora reclaman la ayuda de la Organización Galega de Comunidades de Montes, ya que se trata de un problema que se da en toda la comunidad autónoma. El jueves habrá una reunión en Trabanca Badiña con representantes del organismo autonómico y los comuneros vilagarcianos. No es el primer contacto entre ambos organismos, ya que la asociación con sede en Pontevedra ya estuvo al menos ne una ocasión en Vilagarcía, con el objetivo de promover una movilización contra la Lei de Montes de la Xunta de Galicia, a la que se sumaron los arousanos.

Material de todo tipo
Los vertidos aparecen en todas las zonas y parroquias del municipio y aunque los comuneros han adoptado diversas medidas, a lo largo del tiempo, el problema persista. En Rubiáns, por ejemplo, tienen registrado un punto crónico en la zona donde se encuentra el antiguo campo de fútbol. En Cea, los comuneros llevaron a cabo una estricta política de denuncias que ha contribuido enormemente a paliar la aparición de basura en el monte. Cornazo es otro de los puntos problemáticos. Allí, en la subida a Lobeira, pueden verse desde sofás a ruedas, pasando por todo tipo de electrodomésticos. Lo más paradigmático es que incluso en los alrededores del Punto Limpo se pueden encontrar este tipo de desperdicios.

Cementerio parroquial
Por otra parte, la Comunidad de Montes de Rubiáns continúa dando pasos de cara a la ampliación del cementerio parroquial, una demanda histórica de los vecinos de la zona. En los pasados días, la junta directiva decidió el cierre perimetral de la parcela en la que se llevarán a cabo los trabajos, con la excepción de la que da al camino, en donde se construirá un almacén y servicios, además de la entrada al camposanto. La ampliación del cementerio se llevará a cabo a través de un convenio con el Arzobispado. Los trámites de regularización de cementerio están avanzados.

Comentarios