miércoles 29.01.2020

El Concello asumirá la gestión del Mercadillo de Navidad tras las críticas vertidas por los comerciantes

Ravella achaca los fallos a que la firma que llevó a cabo el evento se vio “desbordada” por el exceso de compromisos
Las casetas son propiedad del Concello, que tiene intención de seguir con el evento | gonzalo salgado
Las casetas son propiedad del Concello, que tiene intención de seguir con el evento | gonzalo salgado

El Concello de Vilagarcía asumirá la gestión del Mercadillo de Navidad de la Praza da Independencia en las próximas ediciones. El gobierno municipal ha adoptado esta resolución después de las numerosas críticas vertidas por los comerciantes que ocuparon los puestos en la que ha sido la primera edición de una iniciativa que el Concello busca mantener por su carácter dinamizador en unas fechas muy señaladas. 

El gobierno reconoce que en este primer año hubo errores por parte de la empresa Emrede que fue la encargada de organizar el evento. El ejecutivo que preside Alberto Varela los achaca a que la firma se vio “desbordada” por el exceso de compromisos. De hecho también fue la encargada de llevar a cabo propuestas similares en localidades próximas como Pontecesures y Moraña. 

Ravella reconoce que algunos comerciantes manifestaron quejas en relación a la diferencia de precios fijados para el alquiler de los puestos. Cabe recordar que, tal y como publicó Diario de Arousa,  el malestar fue debido a que los que reservaron las casetas en un primer momento pagaron cuatro veces más que los que las cogieron en los últimos días. Reconoce el Concello que “se ofertaron a prezos máis baixos para cubrir as vacantes existentes”. 

Ante esto, y dado que ante esta situación se presentaron varias reclamaciones por parte de diversos comerciantes, la Concellería de Promoción Económica que dirige Alba Briones demandó a la empresa organizadora una compensación para los que pagaron más con una reducción de la tasa inicial.

El gobierno local insiste en que su idea es seguir en ediciones venideras con esta propuesta comercial y, de hecho, las casetas del Mercadillo son propiedad municipal. El ejecutivo socialista achaca a la "falta de tempo" la razón de que en esta primera edición se optase por una empresa externa en vez de por una organización propia.

Ravella manifiesta que la idea es introducir cambios en ediciones venideras con fechas más amplias y temática concreta.

Comentarios