lunes 26/10/20

Un estudio del CSIC demuestra que la radiación solar permite predecir el momento idóneo para captar mejilla

Un estudio realizado por investigadores del CSIC y la empresa Proinsa acaba de revelar que la radiación solar permite predecir con un mes de antelación el mejor momento para captar mejilla en cantidad y calidad. De este modo, los bateeiros cuentan con una “herramienta de gran utilidad para mejorar estrategias de captación”.

Un bateeiro trabajando en una batea arousana	gonzalo salgado
Un bateeiro trabajando en una batea arousana gonzalo salgado

Un estudio realizado por investigadores del CSIC y la empresa Proinsa acaba de revelar que la radiación solar permite predecir con un mes de antelación el mejor momento para captar mejilla en cantidad y calidad. De este modo, los bateeiros cuentan con una “herramienta de gran utilidad para mejorar estrategias de captación”, explican desde el centro de investigaciones.
Galicia es el segundo productor mundial de mejillón, con unas 250.000 toneladas anuales, y los investigadores calculan que para mantener el cultivo se precisan unos 4.700 millones de individuos para su posterior engorde. Fue esa necesidad de cantidad y calidad de mejilla la que motivó un programa de investigación entre el CSIC y el grupo Proinsa, que suma ya más de dos décadas, para evaluar e implantar sistemas de captación de semillas en cuerdas en la ría de Ares-Betanzos, y que también se dirigió al estudio de patrones de asentamiento larvario, para mejorar las estrategias de captación y cultivo.
Las pesquisas se dirigieron a estudiar las condiciones ambientales y meteorológicas que determinan el inicio y el fin del periodo de fijación del molusco –anteriores ofrecían resultados parciales–, así como la cantidad que se implanta, para desarrollar modelos de predicción del mejor momento para su recolecta.
Hasta ahora se daba por hecho que el asentamiento en las rías gallegas se produce en un periodo que va de mediados de la primavera hasta la principios de otoño, pero esta investigación encontró dos patrones: años en que va de abril octubre y otros en los que el inicio se retrasó hasta junio.

modelo predictivo
Para poder concretar, la investigación se centró en el efecto de la radiación solar, llegando a la conclusión de que “es claro” porque cuando “empieza a superar un umbral de 11MegaJoules/m2 día determina el inicio del periodo de asentamiento”.
En resumidas cuentas, el aumento de la radiación en abril induce un desove temprano y, por tanto, la fijación de la mejilla tendría lugar en abril; y, por contra, si es baja al final del invierno, el asentamiento podría demorarse hasta junio. De este modo, esta influencia “permite predecir el inicio y fin del periodo de captación de semilla con unos meses de antelación”. También se ha demostrado que es posible predecir la intensidad en una época a partir de esta variable y “el aporte de los ríos durante el mes comprendido entre los 15 y 45 días previos a la época que se desea predecir”.
El estudio se ha publicado en la revista Scientific Reports, del grupo Nature, y lo firman Isabel Fuentes Santos, Uxío Labarta, X. Antón Álvarez Salgado y María José Fernández Reiriz.

Comentarios