viernes 29.05.2020

Un incendio calcina más de 10.000 pollos en una granja avícola de Meis

La planta superior ardió por completo de madrugada, pero las emergencias evitaron que se propagase al bajo

El escenario del incendio fue peinado este viernes a mediodía, también por la Guardia Civil | gonzalo salgado
El escenario del incendio fue peinado este viernes a mediodía, también por la Guardia Civil | gonzalo salgado

Un incendio declarado en la madrugada del jueves al viernes en una granja avícola de Meis provocó la muerte de más de 10.000 pollos ubicados en las instalaciones. No hubo que lamentar daños humanos, pero las pérdidas para los propietarios de la nave son importantes.

La alerta saltaba sobre las cuatro y media de la mañana en Cabeza de Boi, parroquia de A Armenteira. Los Bombeiros del parque de Ribadumia llegaban a unos diez minutos de haber recibido la llamada, pero se encontraron con un incendio voraz, que había tomado todo el nivel superior de una gran nave de dos alturas y planta en forma de “L”. En la intervención participó también Protección Civil de Meis.

Evitar la propagación

Durante unos sesenta minutos, los efectivos de contraincendios, con varios vehículos movilizados, se emplearon a fondo para intentar que las llamas no se siguiesen propagando. El escenario era difícil, debido a la masiva presencia de elementos inflamables como el serrín y a la importante cantidad de aves, en ambas plantas.

Tras la primera hora de batalla contra las llamas, se conseguía su extinción y se aseguraba que ya no se propagarían al bajo, donde había al menos 8.000 pollos más. La intervención aún se prolongó otra hora, en labores de enfriado del entorno para reducir el calor y evitar cualquier riesgo de reactivación del fuego.

Revisión y daños

Además de la pérdida de los miles de animales, la granja vio afectada toda la planta superior y también parte de la cubierta.

Hubo que esperar a que se hiciese de día para poder evaluar la situación al completo y comenzar la búsqueda del posible origen de las llamas. El sargenteo de los Bombeiros, así como Guardia Civil, con personal especializado, se desplazaron por la mañana al punto, donde se peinó el escenario y se tomaron muestras. Fuentes del operativo indicaron que no se había encontrado ningún elemento discordante en el lugar y todo parecía apuntar a un posible origen fortuito del fuego. Se habló incluso de un hipotético cortocircuito, pero todavía no se disponía de una conclusión definitiva u oficial al respecto.

Ahora será clave el papel del seguro, porque el golpe a esta actividad de los propietarios llega, además, en un comprometido momento económico por el confinamiento sanitario.

Comentarios