sábado 16/1/21

Un informe técnico ratifica que la EDAR opera por encima de su capacidad actual

Vilagarcía sigue a la espera de un proyecto de ampliación por parte de Augas 
de Galicia
Imagen de la Estación Depuradora de Augas Residuais de Vilagarcía | g. salgado
Imagen de la Estación Depuradora de Augas Residuais de Vilagarcía | g. salgado

Un nuevo informe técnico elaborado por la firma Adantia ratifica lo que se lleva advirtiendo no solo desde hace meses, sino desde hace años, respecto a la capacidad de la Estación Depuradora de Augas Residuais de Vilagarcía (EDAR). Los datos, que fueron debatidos en el marco de la Xunta de Goberno de mediados del mes de diciembre, apuntan que la instalación -que tiene más de veinte años de antigüedad- está trabajando muy por encima de su capacidad de diseño. Una circunstancia que ha hecho que algunas de las máquinas sufran “fatiga” y que hayan tenido que ser cambiadas o reparadas en los últimos meses.

Cabe recordar que fue precisamente el pasado mes de septiembre cuando el gobierno local de Vilagarcía dio vía libre a la modificación urbanística que permitirá, de hecho, la ampliación y mejora de la estación depuradora ubicada en Ferrazo. De esta forma Augas de Galicia contará con los terrenos necesarios para que se puedan llevar a cabo los trabajos que hace años se vienen evidenciando como necesarios en la capital arousana.

En todo caso, y aún conociendo que la estación depuradora funciona muy por encima de sus capacidades, en los últimos tiempos se han llevado a cabo mejoras sustanciales. Entre ellas está la instalación de 18 lámparas ultravioleta nuevas para el apartado de desinfección. Un epígrafe en el que no se consiguen los resultados más óptimos, pero sí aceptables.

Lo cierto es que la ampliación de la Estación Depuradora de Augas Residuais de Ferrazo es necesaria no solo porque el crecimiento poblacional ha conllevado una mayor presión en cuanto a saneamiento, sino también con la intención de ejecutar unas instalaciones modernas que puedan quedar ya para un futuro y con un margen de actuación mínimamente aceptable.

La última actuación de importancia reseñable que se realizó en la EDAR de Ferrazo tiene más de diez años y fue ejecutada por la empresa Espina y Delfín, adjudicataria del servicio de agua y depuración en la capital arousana.

La auditoría encargada a Adantia evidencia lo que ya se venía detectando: que la instalación se queda pequeña. Y es que fue diseñada para una población de 30.000 habitantes.

Comentarios