miércoles 16.10.2019

¿Qué ocurre con las cartas amenazantes de Hacienda a autónomos y pymes?

Los destinatarios de las cartas de la Agencia Tributaria pusieron de manifiesto su preocupación en el Foro de Asesores | Cedida Inter asesoría
Los destinatarios de las cartas de la Agencia Tributaria pusieron de manifiesto su preocupación en el Foro de Asesores | Cedida Inter asesoría

La Agencia Tributaria (AEAT) lanzó una campaña dirigida a pequeñas empresas y autónomos, realizando un envío masivo de cartas, en dónde se les advierte que sus cifras de negocio no se corresponden con la media del sector que a fijado el Fisco y por lo tanto despierta sospechas. 

En la misma misiva se le traslada que desde el 2016 la Agencia Tributaria dispone de toda la información de entradas y salidas totales de las cuentas bancarias del contribuyente. El Departamento de Gestión, que es el encargado de esta ardua tarea, informa que estos datos pueden ser utilizados como indicio de riesgo fiscal, cuando se ponga de manifiesto inconsistencias entre la información disponible y las declaraciones de ingresos de la actividad económica o las declaraciones de IVA de los contribuyentes, teniendo lugar los procedimientos necesarios si la inconsistencia señalada persiste. 

En el contenido se hace mención a unos porcentajes de márgenes brutos y netos, realizando una comparativa entre el contribuyente y su referencia sectorial, además de ofrecer porcentajes de los cobros con tarjetas y en efectivo del contribuyente y el sector. Es decir, con un claro propósito de “asustar al destinatario”, y con un mensaje intencionado que suena a algo parecido al de “lo sabemos todo y no está usted tributando lo que debe”.

Se trata de una carta que no da lugar a contestación, justificación alguna o defensa por parte del contribuyente y así se hace saber en la misma. 

La realidad es que los destinatarios de estos envíos han mostrado su preocupación y nerviosismo ante las cartas, tal y como se puso de manifiesto recientemente en el Foro Asesores (cónclave que se creó en 2011 para mejorar las relaciones entre la AEAT y los contribuyentes), donde se reunieron los asesores fiscales en representación de los contribuyentes y la Agencia Tributaria. 

Así desde distintas plataformas de autónomos y la Asociación Española de Asesores Fiscales (AEDAF) de la que formo parte como asociada y Gestores Tributarios trasladaron sus quejas y reclamaciones exponiendo la desinformación, añadiendo que no se sabe qué significa cada ratio, ni de donde proviene la información que se le está exigiendo que se declare.

En el mismo encuentro la AEAT admitió que “la carta no ofrece información suficiente, pero rechaza que exista amenaza alguna, indica que se trata de información para que se evalúe si su comportamiento tributario pasado, presente y futuro es el adecuado.”

Desde luego, entendemos que existen mejores posibilidades, a la hora de comunicarse con el contribuyente, lo gravoso del tema, es que se está creando precedentes a la hora de implantar un modelo de tributar según la “supuesta” media del sector, obviando que cada negocio es un caso concreto y que no todos tienen por que ganar lo mismo.

En la misma reunión el Fisco explicó que el procedimiento consta de tres fases: en primer lugar el envío de las cartas, luego las visitas (que ya están teniendo lugar en muchos de los casos), a partir de la información recabada en dicha visita se decide si se comienza un procedimiento inspector, lo que tendrá lugar después del verano.

Lo cierto es que a pesar de las quejas ante la AEAT, estas cartas se siguen enviando, sin ofrecer posibilidad alguna a réplica, no ofreciendo el derecho al contribuyente de rectificación de los datos en caso de que estos sean incorrectos o erróneos, por lo que de cara a la próxima reunión del Foro Asesores el 2 de Julio, se están estudiando otras acciones  por parte de la AEDAF, instando al próximo gobierno a que se regule un Estatuto del Contribuyente que recupere derechos de la antigua Ley de Derechos del Contribuyente, y de esta manera este tipo de actuaciones respeten al ciudadano.

Sabemos que son muchos los afectados y receptores de este tipo de “comunicaciones informativas”, si este es su caso, le recomendamos que desde un inicio se ponga en manos de un profesional solvente en el área fiscal, que vele por sus intereses y la protección de sus derechos.

*Noelia Puceiro
Directora de INTER Asesoría

Comentarios